Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La artillería de Zaire bombardea un barco angoleño

Un barco angoleño que navegaba por aguas jurisdiccionales de su Estado fue bombardeado por la artillería costera de Zaire, causando heridos entre la tripulación y dañando al buque, según informó ayer un portavoz del Ministerio de Defensa angoleño en Luanda.El Gobierno de Angola ha dirigido una advertencia al régimen de Mobutu de que sus fuerzas replicarán a cualquier otra «provocación». Luanda ha definido el ataque como un «acto traicionero» y señala que su advertencia «significa un requerimiento formal y definitivo para que no se repitan ataques similares, cuyas consecuencias recaerán plenamente sobre el régimen de Kinshasa».

El incidente tuvo lugar el pasado domingo, cuando el barco «Diez de abril» regresaba con alimentos de la ciudad angoleña de Noqui, en el norte del país, y se encontraba a doce millas del puerto zaireño de Matadi, en aguas jurisdiccionales angoleñas.

El Ministerio de Defensa de Angola ha recordado a las autoridades de Kinshasa «que todos los buques que navegan por el río Zaire hacia el Estado del mismo nombre, transitan por aguas jurisdiccionales angoleñas con el consentimiento de las autoridades de Luanda».

El conflicto en la provincia zaireña de Shaba está creando tensiones con los países vecinos. Zambia ha acusado alas fuerzas leales al presidente Mobutu de haber bombardeado su territorio. Mientras tanto, las tropas marroquíes se están concentrando en los alrededores del importante centro minero de Kolwezi, y preparan, junto a las unidades zaireñas, una ofensiva contra los rebeldes, qué dicen ocupar en dicha región una zona aproximadamente del tamaño de Bélgica.

Mientras tanto, el Gobierno francés ha incrementado su, apoyo con dos aviones civiles, un Jumbo y un DC-8, con el fin de acelerar su aportación al puente aéreo entre Marruecos y Zaire. El sindicato de pilotos de las líneas aéreas francesas ha presentado una protesta contra la utilización de aviones civiles en vuelos especiales relacionados con operaciones bélicas.

Por otro lado, el embajador de la Unión Soviética en París, Stephan Chervonenko, celebró ayer una entrevista con el presidente francés, Valery Giscard d'Estaing, en la que le comunicó la hostilidad de su país hacia toda intervención extranjera en Zaire. Negó que su Estado o Cuba estuviesen implicados en el conflicto, que consideraba como un asunto interno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 1977