Los demócrata-cristianos europeos denuncian las persecuciones del Este

El comité ejecutivo del Partido Popular Europeo, que reúne a los partidos demócrata-cristianos de los países miembros del Mercado Común, solicitó ayer un debate público antes de la celebración de la conferencia de Belgrado que, después de la de Helsinki, abordará los aspectos referentes a la seguridad y cooperación en Europa.Bajo la presidencia de Leo Tindemans, primer ministro belga, el comité ejecutivo del partido decidió crear un grupo de trabajo que analice el posible orden del día de los temas a tratar en Belgrado. Insiste en que el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo canalicen el debate público que definiría la postura de los ciudadanos de la CEE ante la segunda etapa de la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE), a celebrarse próximamente en la capital de Yugoslavia.

«Fieles a su ideal de dignidad humana y lucha contra el totalitarismo, los democratacristianos europeos denuncian la violación de las libertades y derechos fundamentales en Europa del Este y otras partes del mundo», dice el comunicado final del comité ejecutivo del PPE.

Se reitera además que la violación de los derechos del hombre puede poner en peligro los resultados de la CSCE.

Siempre en relación con la situación de los disidentes en los países del Este, la jornada bruselense incluyó además una conferencia de prensa conjunta de Leonid Pliutch y Jiri Pelikan, quienes solicitaron «apoyo de los gobiernos de Europa occidental para lograr el cumplimiento de los principios firmados en Helsinki» en el verano de 1975, por 35 países.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS