Investigación en Estados Unidos sobre las ventas de Boeing a Iberia

La compañía aérea española Iberia figura en una lista de más de cincuenta compradores extranjeros aviones fabricados por la empresa norteamericana Boeing, que será investigada por una agencia del Gobierno federal, en orden a localizar la existencia de presuntos pagos ilegales por parte de la Boeing para potenciar sus ventas.

Según fuentes norteamericanas, Iberia figura en dicha lista junto con otras 47 líneas comerciales de distintos países. Además, serán investigados supuestos sobornos funcionarios de cuatro Gobiernos que compraron aparatos de la compañía: Portugal, Egipto, Canadá y Venezuela.

La investigación corre a cargo de la Securities and Exchange Comission, una agencia independiente del Gobierno federal, que tiene por misión proteger a los inversores y regular el intercambio de mercancías, para lo que lleva un registro de las operaciones de las empresas comerciales. Esta agencia fue la que, en su día, investigó sobornos de la compañía aeronáutica Lockheed en diversos países aparte de la investigación que desarrolló un comité del Congreso.

Pasa a la pág.11

Investigación de las ventas de "Boeing" a Iberia

(viene de primera página)

La compañía Boeing, con sede central en Seattle, capital del estado de Washington, es la mayor empresa mundial dedicada a la fabricación de aviones a reacción. La existencia de presuntos sobornos a funcionarios extranjeros para potenciar las ventas de la compañía se insinuó el año pasado, lo que llevó a la Securities and Exchange Commission a iniciar su investigación.

El pasado mes de enero, el Departamento de Estado reveló que varios de los agentes a comisión de la Boeing que cobraron millones de dólares como retribución por facilitar las ventas de la compañía, eran «funcionarios de Gobiernos extranjeros» o «personas estrechamente vinculadas a ellos». Sin embargo, ni la compañía aeronáutica ni el Departamento de Estado se mostraron, dispuestos a descubrir los nombres de dichos agentes, ya que ello «podría perjudicar las relaciones exteriores de Estados Unidos ».

Posteriormente, fuentes cercanas a la Boeing anunciaron que los países que podrían estar implicados, a nivel gubernamental, en los presuntos sobornos eran Argentina, Brasil, india, Arabia Saudita, Irán, Libia y Sudán. Incluso se manifestó entonces por parte de un abogado de la compañía que «también nosotros tenemos nuestro príncipe», en una alusión a los fondos que recibió el príncipe Bernardo de Holanda por parte de la empresa Lockheed.

Además de estos países, con implicaciones a nivel gubernamental, la agencia del Gobierno norteamericano investigará las ventas de la Boeing a 48 líneas aéreas comerciales de todo el mundo, entre las que se encuentra la española Iberia, para intentar descubrir si han existido o no prácticas ilegales en lacontratación de dichas ventas, que suman muchos cientos de millones de dólares.

Fuentes oficiosas manifestaron que Iberia compró en los primeros años setenta cerca de una treintena de aviones Boeing 727 y tres Boeing 747. Estos últimos están destinados habitualmente a la línea regular de Iberia entre Madrid y Nueva York. El delegado de la compañía española en Estados Unidos, Wenceslao Corral, no pudo ser localizado para que comentara esta información.

Precisamente la compañia Iberia se halla estos días negociando con la Civil Aeronautics Board las nuevas tarifas que piensa imponer en sus vuelos transatlánticos a Norteamérica. Para ello se encuentra en Washington un alto directivo de la empresa, que tampoco pudo ser localizado.

Las investigaciones sobre las ventas de la Boeing, a las 48 compañías aéreas, según fuentes norteamericanas, no supone en principio que hayan existido sobornos ni comisiones ilegales en todas, ni siquiera en muchas de ellas. Simplemente, la Securities and Exchange Commission quiere revisar todos estos contratos, por sospechar que en alguno de ellos pudieran haberse producido irregularidades o prácticas corruptas.

Curiosamente, hace unos días el diario The Wall Street Journal reveló que la Agencia Central de Espionaje (CIA) estaba al corriente de los pagos ilegales de varias grandes corporaciones industriales norteamericanas en el extranjero, incluida la Boeing, y que incluso alentó dichas prácticas. Parte del dinero, entregado a funcionarios extranjeros habría sido destinado en algunos casos a pagar informaciones de espionaje o a premiar la política pro norteamericana de determinados funcionarios, según el citado diario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS