Crítica:CINE
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

A este lado de la cámara

El paso del actor a la realización suele ser una decisión comprometida, pero a la vez atrayente a juzgar por la canidad de ellos que lo intenta. Sólo en América, Kirk Douglas, Marlon Brando, Charlton Heston, Peter Fonda, Jack Lemon, Walter Matthau, Charles Laugton o Sidney Poitier, entre otros, pero quizá ninguno como Clint Eastwood continúa a este lado de la cámara, con más de cinco filmes en su haber, de momento.En este recién estrenado, y como Marlon Brando, se enfrenta al tema del Oeste, género tradicional y asignatura al parecer de carácter obligado en la carrera de todo director americano. Si Brando, en su Rostro impenetrable, pasaba con dignidad tal prueba, con su aportación del mar como personaje inédito en tal tipo de historias, Clint Eastwood, tras agotar hasta la saciedad como actor su físico, apenas roza un aprobado benévolo en esta aventura un poco tópica. Se diría que, puestos a comparar, el largo camino que les separa a los dos como actores se repite en lo que a creadores se refiere. Hay demasiada distancia entre ambos.

El fuera de la ley

Guión de Phil Kaufman y Sonia Chernus. Música de Jerry Fielding, Dirección: Clint Eastwood. Intérpretes: Clint Eastwood, Chief Dan George, Sandra Locke, Bill Mc Kinney y John Vernon. Color. E. UU. Aventuras. Locales de estreno: Rialto y Fantasio.

La inquietud por dar nueva vida a paisajes, hechos, tipos ya conocidos y utilizados muchas veces, no es precisamente una de las características de esta película, en la que cada personaje: indio, blanco, soldado o forajido, nos traen resonancias de otras mejores y más breves.

Pues su larga duración, vicio que viene siendo habitual en el cine de hoy, es una servidumbre más que el espectador debe soportar de mejor o peor grado, agravada por una estructura lineal donde los hechos se van acumulando sin llegar nunca a encontrarse, donde cada aventura se une a la precedente y los personajes van tomando el relevo que momentos antes dejó libre los caprichos de la fortuna o de la muerte. Así, el filme pesa, se resiente en inútiles peripecias secundarias alejando la a tención de la huida y persecucion que, como en tantos casos, resultan la verdadera clave de la historia.

Realizada e interpretada eficazmente, tal como suele suceder en estos casos, en un cine que sirve con lujo y acierto tal tipo de temas, se diría obra de algún artesano sin otra meta que la repetición mecánica de fórmulas y situaciones ya sabidas, fruto de un técnico ve terano con el oficio bien aprendido y sin ganas de arriesgar un ápice o, finalmente, de alguno de sus cole gas europeos, creadores del estilo spaghetti-western, que cimentó la fama de este Clint Eastwood actor, cuyo rostro ha ennoblecido, el tiempo, en su papel de frío aventurero.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS