Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre nuestro tío Mariano Sánchez Covisa

¡Qué daño nos ha hecho a toda la familia ... ! ¡De verdad.: nunca pensamos que pudiera llegar tan lejos! Por eso, aunque siempre nos pareció muy mal que se dedicara a destrozar librerías en las que expusieran libros contrarios a sus ideales, o que fuera contra cualquier manifestación por el hecho de ser democrática, nunca pudimos imaginar que pudiera llegar a ser necesario escribir en público nuestros sentimientos, manifestar nuestro dolor. Tal vez debimos presentirlo, pues en sus ideas no cabían más que sus ideas: jamás dejó sitio para las de otros. Pero nosotras somos otros. Y no se detuvo a considerar el daño que pudiera hacer a todos.Le queríamos,, por eso le disculpábamos. Por eso queríamos pensar que no podía pasar de ahí. Por eso decíamos que eran payasa das y atolondramientos. Pero sufríamos. Y cómo se eleva ahora nuestro sentimiento, ahora que ha quedado comprometido nuestro apellido ante todo el mundo.

Muchas veces nos decían que era un loco y un paranoico. Nosotros sabíamos lo que era, pues pertenecemos a una familia de médicos, y sabíamos como era cuando estaba con nosotros. Defendía su ideal, sí es que se puede llamar ideal a la justificación de la violencia, arrastrando a otros y utilizando a otros. Pero no ignorábamos que también era una marioneta, y que los verdaderos culpables estaban -¡están!- detrás y ocultos. El era idealista, puesjamás obtuvo beneficios personales de sus actos, pero quienes le financiaban y promovían se guardan ahora el provecho además de la impunídad. Ellos son los verdaderos culpables, y nosotras queremos denunciarlos porque es injusto y cruel que él pague todas las culpas de los cobardes.

Hemos de decirlo aunque nos duela: felicitamos al Gobierno por la tranquilidad que nos da el saber que nuestro tío Mariano y varios terroristas están detenidos con él. Pero nos preocupa más todavía que los verdaderos responsables estén sueltos, o que todo pueda acabar así. No entendemos cómo personas que decían atenderle espiritualmente, como el padre Venancio Marcos, no le impedían actuar de forma tan anticristiana. Tío Mariano es católico sincero. Y los que le inspiran utilizan en provecho propio algo tan sagrado como la fe.

Creemos, tío Mariano, que se debe tener en cuenta lo que eres para que todos comprenda quiénes podían impulsarte:

Mariano Sánchez Covisa, afiliado al Partido Falangista Español, líder de los Guerrilleros de Cristo Rey, nunca tuvo un trabajo remunerado, vivía de las rentas de su anciana madre a quien afilió, a los 85 años, al partido del señor Fernández Cuesta. ¿De dónde salía el dinero para financiar las actividades en que figuraba su nombre como tapadera?

Mariano Sánchez Covisa, nuestro tío, gran admirador del señor Blas Piñar, trabajó siempre para otros, y en los días anteriores al referéndum fue activísimo hasta para manchar una c'iudad con carteles y pintadas que decían: Franco votaría no. Por eso algunos, injustamente, pensarán que. trataba de ensuciar el nombre de Franco, aunque era su admirador.

Esperamos, que ante los ojos de todoso, por lo menos, de los más justos, el apellido Sánchez-Covisa quede bien limpio, porque ha sido mancillado por quienes no lo llevaban. Nuestro nombre siempre ha ido unido a una familia de profesionales honestos, de trabajadores con oficio, y a una tradición liberal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 1977