Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reducción del precio del azúcar cubano en una tercera parte

Con un nuevo acuerdo comercial entre España y Cuba puede considerarse cerrado uno de los mayores desatinos de comercio exterior realizados por España cuando a finales de 1974 firmó, en el marco del anterior acuerdo, la compra de azúcar cubano a un precio que hasta el momento era tres veces superior al pagado en los mercados internacionales. En efecto, el grueso de la negociación que ha finalizado con la firma de un nuevo convenio ha girado en torno a las entregas de azúcar y a la revisión de los precios de este producto, consiguiendo la parte española reducir el precio de la libra a diecisiete centavos de dólar, lo que supone una reducción de seis centavos sobre el precio que se venía pagando hasta ahora, aunque continúa siendo el doble del que se está pagando en el mercado internacional.

Pese a esta reducción, el acuerdo firmado con Cuba continúa siendo preferentemente positivo para el Gobierno de Castro, ya que la reducción del precio del azúcar que España debe importar de Cuba ha sido firmado mediante dos concesiones por parte española: el proporcionar capacidad a Cuba, además de la financiación ya concedida, al permitirle liquidar las cuentas! clearing cada año y no cada trimestre, y la exclusión del sistema clearing de las compras españolas de pescado y marisco cubano que deberán ser pagadas en divisas.

Si España ha conseguido una reducción en el precio del azúcar que .tiene que comprar a Cuba, de acuerdo con el convenio de 1974, las entregas anuales de este producto, ya renegociadas el pasado año, no han sufrido modificaciones, por lo que las importaciones españolas de azúcar durante el presente año alcanzarán las 140.000 toneladas y de 75.000 en 1978.

Durante el presente año, España comprará a Cuba por un valor de 6.348 millones de pesetas dentro del sistema clearing, lo que obliga a Cuba a adquirir mercancías por el mismo valor. También comprará por valor de 2.760 millones de pesetas en divisas convertibles.

Las razones argüidas por España para negociar un nuevo precio se basaron, principalmente, en el descenso de las compras cubanas a España, tal y como estipulaba el anterior contrato. En efecto, durante los años de 1975, 76 y 77 Cuba se comprometió a comprar bienes de equipo a España por valor de 62.000 millones de pesetas, de los que sólo consumió. 13.000 hasta finales del pasado año, lo que significaba, de hecho, un incumplimiento del acuerdo. Otro de los puntos que España utilizó a su favor consistió en hacer comprender la actual situación económica de España que no difiere en exceso de la cubana.

El nuevo acuerdo hispano-cubano puede suponer para el Tesoro español un ahorro en subvenciones para el consumo interno de azúcar de más de 1.242 millones de pesetas, pese a lo cual las subvenciones que continuará pagando por este concepto se consideran demasiado elevadas, según fuentes del sector consultadas por EL PAIS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 1977

Más información

  • Nuevo acuerdo hispano-cubano