Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mal año para la remolacha salmantina

De «auténtico desastre económico» califican los remolacheros salmantinos la situación producida por las constantes lluvias de las últimas semanas, que han impedido la extracción de una tercera parte de la remolacha prevista para la presente campaña. El estado actual de las tierras impide el uso de la maquinaria y obliga a la contratación de mano de obra para arrancar la remolacha. El incremento de los costos no se ve compensado por la consecución del necesario ritmo de extracción. La fábrica azucarera de Salamanca ha decidido cerrar la actual campaña a finales del presente mes, y los agricultores consideran que tal medida obligará a dejar en las tierras definitivamente una tercera parte de la cosecha. Pese a las optimistas previsiones en los comienzos de la temporada remolachera que motivaron fuertes medidas de los agricultores frente a las restricciones administrativas, la campaña podría cerrarse con signo contrario.

Los cultivadores de remolacha, además, se manifiestan igualmente preocupados por el futuro ante el silencio oficial sobre la contingentación de este producto contra la que ya se han manifestado en reiteradas ocasiones.

La situación de lluvias que está atravesando la península en los últimos meses y que puede, en efecto, reducir en buena manera la producción de remolacha, podría crear ciertos problemas, ya que para la actual campaña se esperaba una producción récord de este producto, en base al cual se está renegociando el contrato con Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 1977

Más información

  • Las lluvias echan a perder un tercio de la cosecha