Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Oriol y Villaescusa, en libertad

Los GRAPO no han sido desarticulados aún

«El Gobierno se siente humildemente orgulloso de sus fuerzas de orden público y muy especialmente del Cuerpo General de Policía, que han culminado hoy una importante tarea, que esperamos continuar en los próximos días, porque los GRAPO no están todavía desarticulados" dijo ayer el ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, en la rueda de prensa convocada a última hora de la noche en la sede de su departamento. Acompañaban al señor Martín Villa altos cargos del Ministerio y de la Dirección General de Seguridad y el jefe superior de Policía de Valencia, Roberto Conesa, que ha dirigido esta importante operación policial.

MÁS INFORMACIÓN

El ministro inició sus palabras agradeciendo la presencia de los informadores -más de un centenar, españoles y extranjeros-, y seguidamente dijo: «Al Ministerio de Gobernación y a su titular no les ha tocado en los últimos días y, algunos de los últimos meses, dar noticias agradables. En este momento tengo que darles la noticia, que ustedes ya conocen, de que por una actuación extraordinariamente brillante de las fuerzas de orden público y singularmente, del Cuerpo General de Policía, han sido rescatados en el día de hoy don Antonio María de Oriol y el teniente general Emilio Villaescusa.»Seguidamente, el ministro dio lectura al texto del comunicado oficial de la Dirección General de Seguridad, que ofrecemos en otro lugar de estas mismas páginas. El señor Martín Villa prosiguió agradeciendo la labor de las fuerzas de Orden público, y especialmente, del Cuerpo General de Policía, y se refirió más adelante a que los GRAPO no estaban aún desarti culados. «Son un grupo que comenzó sus acciones -dijó- en el año 1975, en Madrid y Barcelona, con varios asesinatos de miembros de las fuerzas de orden público, con los atentados del 18 de julio y pon el asesinato de un policía armado en Barcelona.»

El señor'Martín Villa afirmó a continuación que «el Gobierno y el Ministerio de la Gobernación manifiestan su agradecimiento a la prensa y muy en particular -tengo que decirlo en este momento- a los dos periódicos Informaciones y EL PAIS, a los que los secuestradores tomaron como vehículo de sus informaciones, y que creo que han servido extraordinariamente en un punto de equilibrio realmente difícil, entre la libertad de prensa, a la que tenían que servir, y el servicio a su país, que también les era obligado en este sentido».

«Mi agradecimiento especialmente -prosiguió- a los dos periódicos y,sus directores, con los cuales, lógicamente, hemos tenido puntos de fricción que eran los habituales en una situación de tensión por la que todos pasamos.»

Serenidad del Gobierno

El ministro señaló a continuación que el Gobierno había tratado de administrar sus posibilidades en los últimos días, entre los,que pedían que se estableciese un estado de excepoción total y áquellos que pensaban que las medidas adoptadas -supresión de dos artículos del Fuero de los españoles- se quedaban cortas. «El Gobierno era consciente -dijo- de que, con ser graves los sucesos, los responsables eran una parte mínima del pueblo español, por tanto las medidas de excepción tendrían que afectar única y exclusivamente aesos supuestos.»«Tenemos que informarles a ustedes, además sin ningún triunfalismo -añadió-, que podemos tener estos problemas nuevamente, y la colaboración que hoy agradezco es algo que a lo mejor tendremos que volver a demandar».

Tras señalar que ante, estos sucesos había que reaccionar, desde la serenidad y la firmeza, y que junto a esta actitud mantenida por el Gobierno existía también un propósito y era «que el buen ciudadano español, la mayor parte del pueblo español, se sintiera seguro de sus fuerzas de seguridad, se sintiera protegida, se sintiera eficazmente guardada». «Yo creo que esto es la lección del día de hoy -añadió-, de la que nos sentimos orgullosos con humildad, con la humildad de quien sabe que a lo mejor puede volver a suceder lo mismo y se tendrá que poner el mismo esfuerzo, los mismos hombres, los mismos entusiasmos.»

A continuación agradeció su labor a la Guardia Civil y a la Policía Armada, «que han trabajado sin descanso en estos días», y reiteró su agradecimiento al Cuerpo General de Policía «y al equipo que, en los últimos días ha trabajado en el caso, dirigido por quien me acompaña, el jefe superior de Policía de Valencia, Roberto Conesa, que con tanta aficacia ha dirigido estos trabajos.»

Continúa el secreto oficial

El señor Martín Villa señaló, más adelante que el Gobierno había tenido que suspender temporalmente dos artículos del Fuero de los Españoles y que decretar materia reservada las investigaciones sobre los últimos acontecimientos terroristas. «Sé que estas medidas no han sido recibidas por la prensa de forma especialmente positiva -agregó, pero cuando se tiene el oficio y la responsabilidad de colaborar a salvaguardar las más importantes libertades y para siempre, quizás es necesario que, durante algunos días, algunas libertades estén en cierto modo estancadas. Quiero anunciarles que durante algún tiempo, que yo procuraré que sea el mínimo, seguirán siendo materia reservada estas investigaciones policiales.»El ministro explicó la continuidad de estas medidas por dos razones: una, porque los GRAPO no estaban totalmente desarticulados, y puso como ejemplo el asesinato de un policía armado ayer por la mañana en Hospitalet de Llobregat, y la segunda, porque seguían interesados en investigar todos los atentados cometidos últimamente, y no sólo las actividades relacionadas con los secuestros -citó expresamente los asesinatos de los abogados laboralistas-. Finalmente, el ministro indicó que la suspensión de los dos artículos del Fuero de los Españoles seguiría en vigor hasta finales del mes de febrero.

Rueda de prensa

Una vez finalizada su declaración, el señor Martín Villa mantuvo un diálogo con los periodistas,en el que participó también el jefe superior de Policía de Valencia, Roberto Cónesa. Este último contestó a la primera pregunta afirmando que sólo se habit producido un disparo en las dos acciones de rescalte, y fue cuando a un inspector que iba a entrar en la casa donde se hallaba el señor Oriol, le pillaron la mano con la puerta, disparándosele la pistola que portaba.A otra pregunta sobre qué era el GRAPO, el ministro informó como surgió su nombre -el día que mataron a cuatro policías, el 1.º de octubre de 1975-, y relató a continuación las acciones que se les imputaban. Informó también que había-más de cuatro detenidos, «de 26 a 28 en total», y a la pregunta de cómo un grupo tan pequeño había podido llevar a cabo operaciones tan amplias, respondió que en el caso de Patricia Hearts sólo había ocho personas y mantuvieron el secuestro durante diecinueve meses. «Cuando se trata de pocas personas y bien organizadas -dijo-, la localización es difícil.»

A la pregunta de si detrás de todo esto había alguna potencia extranjera, el señor Martín Villa dijo que al Gobierno le preocupán las posibles conexiones que pudiera tener este grupo. «Averiguaremos si hay conexiones políticas -dijo- del más alto nivel y de cualquier signo. No pararemos hasta el final, sea cual sea el significado.»

Afirmó, en otro momento, no poder ofrecer información sobre si este grupo era el mismo que atentó contra los abogados laboralistas, y negó que hubiera habido algún tipo de negociación con los secuestradores.

Preguntado sobre si con el rescate de las dos ilustres personalidades se iba a conceder la amnistía total, el ministro respondió que el Gobierno tenía en proyecto una ampliación de la anterior medida de gracia y que la resolución del caso había contribuido a quitar de en medio algunos obstáculos.

El ministro terminó afirmando que no existía ningún tipo de conexiones de los GRAPO con otros grupos de izquierda, a excepción del Partido Comunista (reconstituido). A continuación, el ministro anunció que presentaría a los inspectores del Cuerpo General de Policía que habían intervenido directamente en la resolución del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 1977

Más información

  • Declaraciones del ministro de la Gobernación