Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concierto de Carlos Santos en París

Interpretó obras de John Cage

Hace algunos meses el compositor-intérprete, Carlos Santos, dio un concierto en el museo de Arte Contemporáneo de la ciudad de París, interpretando obras de compositores de vanguardia española. Hoy vuelve de nuevo, pero esta vez ha ofrecido una serie de obras del compositor americano John Cage.

Entre ellas, Variaciones n.º 4, que tanta agitación produjo en el último concierto de Santos, en Madrid y Music for Marcel Duchamp obra oportunamente elegida, puesto que en este momento son muchas las actividades, exposiciones, conferencias, interpretaciones de sus propias partituras, discos, etcétera, que se dedican a este artista.Santos es uno de los pocos intérpretes, no sólo en España, que se atreve a meter en sus programas obras de este compositor americano, gran amigo de Duchamp, y del que han derivado no pocos compositores jóvenes actuales. «Cage es uno de los puntos de referencia más importantes de la música contemporánea americana, muchas de las experiencias musicales que se producen actualmente no hubieran tenido lugar sin él», dice Santos.

No es gratuito el hecho de que este compositor intérprete, esté dedicado ahora a la enseñanza de la música en un instituto catalán. El trabajo es duro, pero Santos está decidido a que algo cambie en la enseñanza de la música en nuestro país, y el tiempo que dedica a ella, «el tiempo pedagógico propiamente dicho», es una consecuencia de todas las experiencias que el pianista ha acumulado dentro del campo de la creación musical.

«Hay pocos medios, y no se toma nadie en serio esta clase de enseñanza, teóricamente cualquier profesor, de la asignatura que sea, puede darla, naturalmente, como consecuencia, la creatividad musical de los niños se resiente, si no queda anulada por completo.»

«Ya es bastante difícil el compaginar la actividad de intérprete con la de profesor, si además tenemos que hacerlo en unas condiciones como las actuales, el problema se agrava, y repercute sobre todos, alumnos y profesores.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 1977