Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragón teme una actitud parcial del Gobierno frente a las regiones

Las diputaciones provinciales de Aragón han manifestado oficialmente sus temores de que algunas actuaciones del Gobierno estén significando el comienzo de un tratamiento excluyente a la hora de promover la regionalización en algunas zonas concretas del país.

Esta actitud ha quedado recogida por los representantes de las corporaciones provinciales de Huesca, Teruel y Zaragoza, después de una reunión celebrada por la comisión permanente de la Comunidad General de Aragón, entidad que agrupa a los diputados de las tres provincias.Fuentes oficiales de la comunidad han señalado a este respecto que entienden la regionalización como parte inseparable de la reforma política española, una regionalización que afecte y beneficie a todos. Así, los asistentes a la sesión permanente de la comunidad general aragonesa han expresado su preocupación por lo que temen sea una inmediata actuación gubernamental en el sentido de particularizar la cuestión regional en zonas concretas del país.

Sobre este asunto, los diputados aragoneses han aludido muy concretamente al viaje a realizar por el presidente del Gobierno a Cataluña, e insistido en que el presidente, desde Barcelona, debe abordar el tema regional «con una perspectiva universalista que alcance a España entera».

Indican también los diputados de Aragón, a través de portavoces oficiales de su comisión permanente, que «parece evidente que particularizar la regionalización no sería el camino más idóneo para hacerla viable», identificándose de esa manera con el criterio emanado de la reunión celebrada en mayo pasado por los presidentes de las diputaciones españolas en la capital valenciana.

Aunque las fuentes oficiales no aluden directamente al caso de la región catalana, se cree que el motivo central que ha impulsado a las corporaciones aragonesas a pronunciarse en estos términos, ha sido la inminente presencia de Adolfo Suárez en Barcelona, seguida de una serie de importantes concesiones regionalistas para Cataluña, algunas de las cuales pueden ser consideradas como lesivas para los intereses regionales de otras zonas del país.

Yerros anteriores

Los diputados insisten en su afirmación, expresada en las conclusiones de las pasadas jornadas de la Comunidad General de Aragón, que se han celebrado el mes de noviembre en Sos del Rey Católico. En aquella ocasión manifestaron que «ningún problema regional puede entenderse ni, desde luego, hallar una justa solución, si además de examinar lo aisladamente, no se estudia de manera conjunta con el problema de España, y con los problemas regionales, de otras áreas nacionales».Insisten en el tema diciendo ahora que Aragón espera no quedar relegada, en lo regional, al igual que otras regiones. "No es en absoluto justo -dicen- ni se contemplará con impasibilidad, el que el Gobierno asuma compromisos que sólo beneficien a algunas regiones, mientras otras son privadas de toda audiencia en la materia".

Los representantes de las diputaciones aragonesas consideran un deber manifestarse sobre este aspecto político. «De otros -concluyen- será la responsabilidad que se derive si por reincidir en yerros anteriores se vuelve a frustrar en España el ideal regionalista».

Recientemente las diputaciones aragonesas, reunidas en las sesiones plenarias de Sos del Rey Católico, se pronunciaron colectivamente sobre el tema de la regionalización aragonesa, una cuestión que había saltado a la actualidad en Aragón, a través de las airadas protestas formuladas por los colegios oficiales de arquitectos y abogados, respecto a la elaboración y ejecución previstas para el plan director territorial de la región aragonesa, en las que la participación, de las propias entidades representativas de la base ciudadana aragonesa iban a estar ausentes, a tenor de lo dispuesto en el Real Decreto del 9 de agosto último, por el que el Ministerio de la Vivienda iba a empezar a poner en marcha las acciones de dicho plan, sin abrir una previa consulta a ningún nivel dentro de la propia región aragonesa.

Los temores manifestados ahora por los diputados de las tres, provincias que componen el reino de Aragón gravitan en torno, al tema conjunto del trasvase del Ebro, y de los regadíos en la cuenca que permanecen sin ser abordados en la medida que sería de desear, desde un punto de vista aragonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 1976