"No soy el niño bonito de la Administración"

Juan Pardo responde a los ataques de los cantantes gallegos

«En estos tiempos en los que todo el mundo habla de definirse, lo que me gustaría saber antes que nada son los nombres y apellidos de esos 33 artistas que me acusan de oportunista», comentó Juan Pardo, sobre la reacción que ha provocado en algunos de sus paisanos la presentación de su último disco Galícia nai dos dous mares.«Cuando grabé La Charanga -recordó Juan Pardo- recibí también las críticas de una serie de grupos que decían que presentaba una falsa imagen de Galicia y que me aprovechaba del gallego para conseguir popularidad, cuando lo cierto es que tuve que luchar con las casas de discos para poder cantar en gallego, y de hecho, no he podido hacerlo hasta haber ganado cierto prestigio cantando en castellano. Pero lo más sorprendente es que, tanto entonces como ahora, esas críticas sólo me han llegado a través de la prensa. Nunca directamente. En las múltiples ocasiones que he tenido contacto con otros grupos -en recitales que he participado, por ejemplo - nunca se me han hecho -«cara a cara»- alusiones al respecto. »;A Juan Pardo le han afectado las agresiones a lo que considera «la obra más importantes de su vida»; un disco en el que tanto él como su equipo -incluido el pintor gallego Tino Grandio, que ha diseñado la portada- han hecho un gran esfuerzo, invertir mucho tiempo y, sobre todo, ilusión.

De la acusación de oportunista y otras que le imputan se defiende enérgicamente: ,«Mas que oportunistayo diría que-he sido oportuno al elegir los textos de Cabanillas que hasta, el mes de mayo pasado no se habían publicado. El que sea un poeta de clara significación política no implica por mi parte intención de politizarme como cantante. El indudable valor artistico de la obra de Cabanillas me ha permitido el lujo de poetizar de hacer música de calidad: calidad de la que carecen esos grupos que me atacan y que se limitan a empuñar un estandarte que el pueblo no les ha dado.»

Con respecto a las facilidades concedidas por la Administración para grabar ciertos poemas. Pardo responde que arriesgarse a grabar una canción con el peligro de que después la prohíban -como les ha pasado varias veces a Serrat, Llách etcétera- no quiere decir que sea el niño bonito de la Administración.

«Si a los 33 cantantes gallegos de la carta les preocupara en realidad que la obra de Cabanillas pueda ser cantada y conocida les alegraría que mi disco no haya tenido problemas con la censura. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de diciembre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50