Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mañana puede formarse una comisión negociadora de la oposición

«Por fin parece que alguien se da cuenta de que la oposición es algo en España», nos manifestaron ayer fuentes próximas a la Federación Popular Democrática, que preside el señor Gil Robles, tras la reunión mantenida entre el presidente del Gobierno y representantes del Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español. La posibilidad de negociaciones con la oposición parece asegurada tras esta entrevista.

Mañana miércoles el Equipo Demócrata Cristiano se reunirá con representantes de la oposición y propondrá la creación de una comisión negociadora a la que, en principio, el presidente se muestra dispuesto a recibir.La importancia de esta posible comisión -con independencia de las personas concretas que la formen- es que tendría un mandato formal de la oposición y quedaría obviado, de momento, el tema de las exclusiones.

Los observadores políticos conceden especial importancia a la presencia de José María Gil Robles entre los asistentes a la reunión con Suárez en Presidencia. «Yo siempre soy optimista por naturaleza -declararía al final de la entrevista-, con independencia de la persona con la que dialogue».

También a la salida, el señor Ruiz-Giménez calificó la reunión como muy positiva, y más tarde EL PAIS pudo confirmar que los asistentes habían concluido la charla muy satisfechos.

Los asistentes lo hicieron en calidad de miembros del Equipo y sin representación ni mandato de la oposición. Ni siquiera se ha querido plantear el tema como una auténtica negociación por parte de los asistentes. «Hemos insistido al presidente sobre la necesidad de entablar las negociaciones», fue la tesis mantenida por todos los reunidos.

Sin embargo, y aunque no sea posible desmentir formalmente estas afirmaciones, los observadores atribuyen gran importancia al encuentro, en el que podrían haberse sentado una serie de principios fundamentales. Nadie duda que el presidente Suárez habrá hecho saber a sus interlocutores las bases y los límites de la negociación que se propone.

Por otro lado, se destaca también el papel que el Equipo Demócrata Cristiano juega en el momento político, al constituirse, de hecho, en puente de enlace entre Gobierno y oposición.

La reunión de ayer tuvo, lugar en la sede de la Presidencia del Gobierno, dio comienzo a la una de la tarde y se prolongó hasta las dos y cuarto. Asistieron José María Gil Robles (Federación Popular Democrática), Joaquin Ruiz-Giménez (Izquierda Democrática), Juan Ajuriaguerra (Partido Nacionalista Vasco), Antón Canyellas (Unión Democrática de Cataluña), Vicente Ruiz Monrábal (Unión Democrática del País Valenciano) y Fernando García Agudín (Partido Popular Gallego).

No se ha podido concretar si, en el caso de acordarse mañana la constitución de una comisión negociadora, ésta se reunirla con el presidente Suárez antes o después del referéndum; el señor Ruiz-Giménez manifestó a este respecto que «la conversación ha sido muy positiva. Hay, creo muchas posibilidades de que se inicie una negociación entre el Gobierno y la oposición, negociación que la oposición ve como importante, necesaria y urgente, y, si es posible, incluso antes del referéndum.

Los asistentes manifestaron también que se habían comprometido a no hacer público el contenido de la entrevista y que no podrían facilitar más información que la que estaban dando.

Más tarde, hicieron pública una nota en la que comienzan por recordar que «el Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español, en su reunión de San Sebastián del pasado mes de septiembre, acordó estimular, la apertura de negociaciones entre Gobierno y la oposición democrática, a los efectos de garantizar las libertades públicas y las condiciones de unas elecciones libres, y, en consecuencia -añaden-, solicitó una entrevista con el presidente del Gobierno, que no ha podido tener lugar hasta el día de hoy. En el curso de la misma se han ratificado los puntos de vista del Equipo y, como éste no tenía mandato alguno de la oposición democrática, ha subrayado la necesidad y urgencia de la negociación colectiva, encontrando en el presidente del Gobierno un espíritu favorable, en principio, a la misma».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 1976

Más información

  • Tras el encuentro del equipo Democratacristiano con Suárez