Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carter prepara una "cumbre" económica occidental

Por tercera vez en una semana, Jimmy Carter aseguró a los Gobiernos de todo el mundo que el relevo en la presidencia de Estados Unidos se realizará de una forma ordenada, sin que se produzcan cambios radicales en la política exterior norteamericana, al menos a corto plazo. La insistencia parece orientada a calmar a las cancillerías de los países aliados, que recibieron con incertidumbre el triunfo de Carter en las elecciones y desde entonces han estado intentando averiguar cuál será el rumbo de la política exterior de Washington con la llegada de Carter a la Casa Blanca y la salida de Henry Kissinger del Departamento de Estado.Al final de la entrevista que mantuvo el lunes con el presidente Gerald Ford en la Casa Blanca, Carter afirmó que el período de transición se cumplirá sin sobresaltos y será una contribución al establecimiento de la paz en Estados Unidos y en el resto del mundo.

El presidente electo hizo también promesas de continuidad en la política exterior durante una conferencia de prensa celebrada la semana pasada y al final de la reunión que el sábado mantuvo en su casa de Plains (Georgia) con el secretario de Estado Henry Kissinger.

Ford y Carter estuvieron juntos durante una hora y cuarto, la mayoría del tiempo a solas. Antes de encerrarse, Carter sondeó al presidente sobre la oportunidad de convocar una cumbre económica occidental poco después de asumir el poder el 20 de enero, y Ford dijo que la reunión sería «muy beneficiosa».

Ford, cuya seriedad contrastó con la sonrisa que exhibió Carter en su primer encuentro tras las elecciones, aconsejó también a su sucesor una pronta entrevista con los ministros de Asuntos Exteriores o jefes de Gobierno de la OTAN, uno de los sectores que Carter ha anticipado como prioritarios en su política exterior.

Las relaciones internacionales ocuparon buena parte de los dos días de estancia en Washington del presidente electo, quien el martes acudió al Capitolio para reunirse con destacados líderes del Congreso y los comités de la Cámara de Representantes y del Senado especializados en política exterior.

El senador John Sparkman, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo al final de la reunión que Carter les informó que anunciará su secretario de Estado entre el primero y el 20 de enero, fecha en que tomará posesión de la presidencia.

«Fue una reunión extraordinaria. La luna de miel (entre el Congreso y la Casa Blanca) ha comenzado», dijo Sparkman.

Carter dio a los componentes del comité el número de su teléfono privado en Plains y les animó a que lo utilizasen sin reparo para portarle sugerencias o coordinar la política exterior entre la rama legislativa y la ejecutiva, uno de los compromisos del presidente electo.

Senadores asistentes a la reunión dijeron que en la misma se discutieron numerosos temas internacionales, particularmente la amenaza de una nueva subida en los precios del petróleo.

«Carter observaría con seriedad un aumento precipitado de los precios del petróleo», dijo el senador republicano Charles Percy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 1976

Más información

  • Se celebraría poco después del relevo en la Casa Blanca