Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real decreto sobre aplicación de la ley del referéndum

El referéndum nacional por el que se someterá a votación de los españoles el proyecto de ley de Reforma Política se celebrará el 15 de diciembre próximo, según confirmó ayer el ministro de Gobernación, Rodolfo Martín Villa en rueda de prensa mantenida con los directores de los medios informativos de Madrid y Barcelona, a la que asistió también el ministro de Información, Andrés Reguera.

La pregunta sobre la que versará la consulta será ¿Aprueba el proyecto de ley para la reforma política? Las papeletas de votación llevarán impresa esta pregunta con las dos posibilidades de respuesta: y no. También existirán papeletas con respuesta en blanco. Estas disposiciones están recogidas en el real decreto de la Jefatura del Estado que publica hoy el Boletín Oficial del Estado.El proyectó de ley de Reforma Política que se someterá a referéndum el día 15 de diciembre, y que fue aprobado por el Pleno de las Cortes el pasado día 18, establece que la soberanía nacional reside en el pueblo; el sistema parlamentario bicameral y elecciones por sufragio universal para acceder a las nuevas Cortes.

En el proyecto se afirma que la democracia, en el Estado español, se basa en la supremacía de la ley, expresión de la voluntad soberana del pueblo y que los derechos fundamentales de la persona son inviolables y vinculan a todos los órganos del Estado.

Las Cortes se compondrán de Congreso de Diputados y Senado; los diputados serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto de los españoles mayores de edad y los senadores serán elegidos en representación de las entidades territoriales. El Rey podrá designar senadores en número no superior a la quinta parte de los elegidos. La duración del mandato de diputados y senadores será de cuatro años.

Cualquier reforma constitucional requerirá la aprobación por la mayoría absoluta de los miembros del Consejo y del Senado, y el Rey, antes de sancionar una ley de reforma constitucional, deberá someter el proyecto a referéndum de la nación. El Rey podrá también someter directamente al pueblo una opción política de interés nacional, sea o no de carácter constitucional, para que decida mediante referéndum, cuyos resultados se impondrán a todos los órganos del Estado.

Finalmente el proyecto establece también que el Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes para constituir un Congreso de 350 diputados y elegir 207 senadores a razón de cuatro por provincia y uno más por cada provincia insular, dos por Ceuta y dos por Melilla. Los senadores serán elegidos por sufragio universal, directo y secreto, de los españoles mayores de edad que residan en el respectivo territorio.

Las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación personal, con dispositivos correctores para evitar fragmentaciones inconvenientes de la Cámara, a cuyo efecto se fijarán porcentajes mínimos de sufragios para acceder al Congreso.

La circunscripción electoral será la provincia, fijándose un número mínimo inicial de diputados para cada una de ellas.

Las elecciones al Senado se inspirarán en criterios de escrutinio mayoritario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 1976

Más información

  • Confirmada la fecha de la consulta popular: 15 de diciembre