Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Energía solar Una investigación por hacer

La energía solar es objeto de debate. Cuando tanto en el ámbito nacional como en el internacional se estimula el ahorro energético y la búsqueda de nuevas vías de producción, la posibilidad de obtención de energía solar se presenta como una interesante alternativa. Alfonso García Pérez elaboró un informe sobre el tema, tras visitar centros especializados de Alemania Federal, recabando la colaboración dedos. conocedores del tema: Pedro Costa Morata y Manuel Ayllón.

La elevación de los precios de los crudos como consecuencia de la crisis del petróleo, ha puesto en el candelero los temas energéticos. La dependencia de las importaciones gravita onerosamente sobre la balanza de pagos. Esto ha incidido en que se produzca una activación en la investigación mundial energética y especialmente sobre la utilización de la energía solar como fuente productora.Para obtener energía eléctrica partiendo de la energía solar, el proceso sería el de calentar el agua por energía solar, evaporación y accionamiento por el vapor de un turbo-alternador. Otro procedimiento sería el de convertir directamente la luz solar en energía eléctrica con ayuda de pequeñas células solares de sulfuro de cadmio.

Actualmente se han desarrollado, en algunos países, prototipos de centrales térmicas solares, pero se tropieza con el grave problema de su competitividad. En sus costos de producción influyen notablemente los problemas derivados del almacenamiento, así como de las grandes superficies necesarias para las mismas y la variabilidad del tiempo solar.

Comparando con las centrales nucleares, que necesitan una inversión por kilowatio instalado de 2.000 F., las centrales térmicas solares suponen un coste de 5.000-80.000 F., por kilowatio instalado, multiplicándose este coste por cinco, en la obtención de energía por células solares.

Entre sus ventajas podría estimarse que en un país soleado como España, y especialmente en el sur, se podría obtener en los paneles 1 kilowatio por metro cuadrado durante ocho horas, alcanzándose 0,4 6 0,6 kilowatios en las zonas templadas.

Otro procedimiento es aprovechar la energía solar para calefacción y agua caliente de uso doméstico. El funcionamiento de este sistema es ya un hecho en Australia, Israel, Japón, donde se han comercializado y vendido muchos miles de calefacciones de agua de energía solar. Las superficies de captación suponen unos costes iniciales más fuertes. Se compensan en parte con un menor coste de consumo. El balance de las mismas y su comercialización son quienes tienen la palabra. El futuro pudiera estar aquí.

En España, ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) está realizando un programa de actuación en el campo del aprovechamiento de energía solar. La investigación sobre el tema es básica en estos momentos. Esperemos que este tren no se nos escape.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 1976