Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sistema proporcional "corregido" para la elección de la Cámara baja

El turno de oradores del Pleno de las Cortes que se iniciará, el día 16, en defensa del proyecto de reforma del Gobierno Suárez, será abierto por Miguel Primo de Rivera. Asimismo, según ha podido saber EL PAIS, a las enmiendas a la totalidad responderá Fernando Suárez, y en defensa de las modificaciones y para contestar a los demás enmendantes u observantes, intervendrá Noel Zapico. No se descarta que los otros dos ponentes se dirijan a los procuradores, así como que lo haga el propio presidente del Gobierno. Otra de las novedades es que, entre las escasas modificaciones introducidas por la ponencia, figura la de dispositivos correctores al criterio proporcional para la elección del Congreso.

La primera intervención política, al margen de las cuestiones de trámite, que se producirá en el Pleno de las Cortes del próximo día 16, será -según se ha revelado a EL PAIS en fuentes de toda solvencia- la del miembro de la ponencia Miguel Primo de Rivera. El sobrino del fundador de Falange Española será el encargado de defender en bloque el proyecto de reforma del Gobierno actual.A continuación, intervéndrán los tres enmendantes a la totalidad el proyecto de ley (Blas Piñar, José María Fernández de la Vega y Manuel María Escudero Rueda, este último por mantener un criterio reformista más ambicioso que el del Gobierno, y los dos primeros por oponerse a la reforma Suárez). Contestará a éstos el ponente Fernando Suárez.

En los planes de la ponencia figura también que a las restantes enmiendas y observaciones -pueden ser defendidas diecinueve, más las que se produzcan a partir de hoy-, conteste el ponente Noel Zapico, quien también tiene asignada la defensa de las modificaciones introducidas por la ponencia.

No se descarta que los dos ponentes restantes, Belén Landáburu y Lorenzo Olarte, participen también en los debates durante el largo Pleno que se aguarda. Según las fuentes consultadas por EL PAIS, la primera jornada del Pleno no llegará más que a la defensa de las enmiendas a la totalidad, continuando en días sucesivos el desarrollo del mismo, durante el cual se espera que el presidente Suárez, antes de que el proyecto de ley sea sometido a votación, se dirija a los procuradores.

A pesar del conocimiento de éstos y algunos otros datos sobre el Pleno del día 16, se aguarda con gran expectación en los medios políticos la información que hoy facilitará el presidente de las Cortes a los periodistas acreditados ante la Cámara legislativa. La complejidad del Pleno y el conocimiento del tema por parte del señor Fernández- Miranda, hacen especialmente interesante la reunión de hoy.

Pasa a la pág. 11

El Congreso se elegirá por criterios proporcionales corregidos

(Viene de la página primera)El pensamiento del señor Fernández-Miranda sobre la convocatoria del Pleno de las Cortes sobre la reforma se convirtió ayer en realidad, al aparecer publicada en el Boletín Oficial del Estado, con la fecha prevista: día 16 de noviembre, a las cinco de la tarde.

De acuerdo con la convocatoria citada, que firma el presidente de las Cortes, el Pleno se celebrará por el procedimiento de urgencia, y, con arreglo a las disposiciones que lo regulan, «aquellos procuradores que, no habiendo presentado observaciones o enmiendas al texto del proyecto, discrepen de las modificaciones introducidas por el informe de la ponencia en dicho texto, podrán, a partir de la publicación de esta convocatoria, solicitar del presidente de las Cortes el uso de la palabra». «Esta solicitud -añade la convocatoria- deberá hacerse por escrito, con la firma de diez procuradores, exponiendo sucintamente la materia sobre la que va a versar su intervención y el sentido de su discrepancia. Ningún procurador podrá apoyar con su firma más de una solicitud de intervención en el Pleno.»

Según fuentes legislativas consultadas por EL PAIS, el número de intervenciones que se solicitarán serán muy escasas, puesto que las mínimas modificaciones introducidas no permiten otra cosa, aparte de que tales retoques suscitarán, se espera, el asentimiento de los diferentes sectores de la Cámara.

Las citadas fuentes han manifestado a EL PAIS que los retoques introducidos en el texto por la ponencia afectan al artículo primero y al tercero. En el primero, sobre el texto gubernamental que señalaba «la democracia en la organización política del Estado español se basa en la supremacía de la ley, expresión de la voluntad soberana del pueblo», se ha añadido: «... y en el respeto a los derechos fundamentales, que son inviolables y afectan a todos los órganos del Estado».

En el artículo tercero se ha sustituido la potestad del Rey de someter a referéndum de la nación las reformas constitucionales futuras por la obligatoriedad de hacerlo así. Según el informe de la ponencia, el texto tendría que quedar así: «El Rey, antes de sancionar una ley de reforma constitucional, deberá someter el proyecto a referéndum de la nación.»

Según las mismas fuentes, y en línea con la apelación que el pasado miércoles hizo Alianza Popular al propio Rey, en la audiencia que don Juan Carlos concedió a sus siete principales promotores, muy poco antes de que la ponencia entregara al presidente de las Cortes su informe, se incluyó una expresión que mitiga la representación proporcional mantenida para la elección al qongreso. El texto gubernamental, en su disposición transitoria, señalaba que «las elecciones al Congreso se inspirarán en criterios de representación proporcional». La ponencia ha añadido: «... aplicándose dispositivos correctores para evitar la excesiva fragmentación de la Cámara».

Durante las palabras que, en nombre de Alianza Popular, pronunció el martes ante el Rey Gonzalo Fernández de la Mora, señaló precisamente, entre otras cosas, lo siguiente: «El sistema electoral debe inspirarse en el principio mayoritario y no en el proporcional, a fin de evitar un fraccionamiento de las Cortes que podría provgcar una endémica inestabilidad gubernamental.»

De aprobarse la propuesta asumida por la ponencia, el Gobierno quedará en condiciones de negociar las normas electorales, tanto con los sectores de la oposición como con los del sistema, y con un margen flexible que permita llegar a un procedimiento neociado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 1976

Más información