"Iconockaut", una seudohistoria de amor e ideología

Entrevista con José María Nunes

Hoy se estrena en Madrid la última película de José María Nunes, Iconockaut, película que en su día fue noticia al ser aprobada por el actual ministro de Información y Turismo, pese a poseer -siempre desde la perspectiva ministerial -una de las secuencias más eróticas del cine español.«Nuestra civilización -declaró a EL PAÍS sobre su película- intenta a veces evitar su decadencia, su destrucción y surgen movimientos comunes, amplios, que lo demuestran. El último movimiento hippy, por ejemplo, con el que me siento muy identificado espiritualmente, aunque no comparto totalmente la conducta que ha seguido.

Entonces la película es un poco el ocaso del movimiento. Sin embargo, todavía hay gente que tiene conciencia de que su desenvolverse en la civilización habitual no es realmente la mejor forma del desarrollo humano, y remota e instintivamente preferirían adherirse a estos diferentes movimientos que surgen. Algunos lo logran, otros no.

La película, en definitiva, es la exposición de este proceso inserto en una seudohistoria, porque no llega a ser una historia, de amor y de ideología, que está sugirida,no expuesta de una forma concreta. Los personajes son idealmente realistas».

-¿Ocurre en algún contexto concreto determinado?

-No, no es un reflejo de cualquier realidad concreta. Es parte de la más absoluta realidad psíquica que permite, naturalmente, un planteamiento en el que se detecta la más contundente libertad.

-Utiliza el término «libertad»; ¿qué entiende por ella?

-La libertad es siempre interior y absoluta en la comunidad de los tres mil y pico millones que somos. No hay dudas, no hay titubeos, sólo no siente libertad el que no es libre.

-Sin embargo, vuelve a utilizar un término, «libre», que puede ser multisignificativo.

-Para mí, ser libre es ser absolutamente consciente de sí mismo en cada instante, que no es lo mismo que ser independiente. Yo tengo dependencias de estructuras, de condicionamientos, con los que esté o no esté de acuerdo, que nunca estoy de acuerdo, tengo que convivir. Pero la libertad es íntima siempre y nadie puede alterarla si el individuo no accede a que sea alterada.

Consciente de esto, y vuelvo al tema de la película, hay estructuras que tratan de deformar esta posibilidad de libertad y destruyen, con la violencia que ellos consideren necesaria, todo brote o insinuación. Son capaces de destruir hasta una bella historia de amor entre dos personajes, aunque ellos jamás permitirán el dejar de ser libres.

Distintos criterios

Resulta curioso comprobar la reflexión que el propio realizador expresa sobre su obra y compararla con los motivos alegados por la censura para su prohibición, que en este caso en concreto supuso una demora de meses en los pasillos ministeriales. Si aquél no habla de libertad, éstos alegan sexo, en cualquier caso los enfoques y los comentarios nos describen dos conceptos muy distintos de un mismo hecho: Iconockaut.José María Nunes, uno de los realizadores marginales y marginados de mayor personalidad humana, prepara una nueva película cuyo rodaje comenzará el próximo lunes. Autopista A -2- 7, con guión de Javier Armet y él mismo, trata de la inconsistencia de la institución de la familia. «Es la primera vez que hago una película con posibilidades de producción suficientes para realizar una película.» Atrás quedan obras como Mañana, No dispares contra mí, Noche de vino tinto, Biotaxia, estrenadas y exhibidas todas ellas de forma precaria y accidentada. Detrás queda incluso su Sexperiencias, película que no existe en términos legales y que, por tanto, no ha sido exhibida legalmente. Nunes nos muestra ahora una seudohistoria de amor e ideología. Quizá ha llegado el momento de conectar ampliamente con su público.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS