Se fabricarán instrumentos de alta calidad en el espacio

Nuevos materiales «ligeros como el corcho y fuertes como el acero» podrían ser fabricados en los satélites artificiales. Existen ciertos tipos de instrumentos de gran sensibilidad y calidad que son de muy difícil fabricación en la superficie terrestre. El peso de las herramientas, las pequeñas corrientes de aire que siempre se dan, son algunos de los factores que imponen un techo a la tecnología humana en superficie. La Unión Soviética acaba de poner en órbita dos astronautas, el comandante Vyacheslav Zudov y el ingeniero de vuelo Valery Roslidestvensky, a bordo de la nave Soyuz 23 con el objetivo de hacer experiencias tecnológicas que permitan aprovechar las excepcionales condiciones de trabajo espaciales para realizar trabajos casi imposibles de practicar en la superficie terrestre.

¿Para qué sirven tantos vuelos espaciales? se preguntan muchos ciudadanos del este y del oeste, irritados por los costosos gastos de estas experiencias. El ingeniero Roshdestvensky ha intentado responder a esas críticas asegurando que la exploración espacial está siendo muy rentable para la economía de los humanos. Los pueblos y los gobiernos, más preocupados cada día por las dificultades económicas de la existencia tejas abajo que por los problemas espaciales, pueden sacar buen provecho de la aventura espacial.Según el ingeniero soviético, las inversiones en los trabajos extraterrestres se recuperarán «cientos de veces». Cada rublo invertido en la exploración espacial ha resultado ya rentable diez veces para la economía nacional en una u otra forma, según su opinión. Roshdestvensky es hijo de marino siendo marinera su formación hasta el punto de haber trabajado como hombre-rana. El dice que su actividad sólo ha cambiado un poco ya que el océano terrestre guarda tantos secretos como el océano sin límites del espacio.

Mientras unos vuelos tienen objetivos biológicos, otros los tienen de investigación en las más apartadas áreas aparentemente de la tecnología espacial. Los cosmonautas que acaban de iniciar su experiencia han recordado que cada vuelo tripulado sirve para comprobar los mejoramientos en la dirección y sistemas de las naves espaciales y la resistencia biológica del hombre a las condiciones del espacio.

La nave Soyuz-21 viaja ahora situada ya en órbita, hacia su posible acoplamiento con una nave más grande, Salyut-5, en órbita desde hace varios peses y que ha sido visitada por astronautas soviéticos en pasadas ocasiones.

La nave Soyuz-21 viaja ahora, espaciales de órbita más estable y duradera donde se realizan experiencias de las más diversas características. Como resultaría muy costoso lanzar constantemente naves como esas, la tecnología soviética ha logrado desarrollar un sistema orbital estable y duradero para salyut y por otra parte un tipo de nave más pequeña y manejable, soyuz, que cumple la función de vehículo portador, y de la cual con esta última han sido ya puestos en órbita 23 unidades. El soyuz es lanzado con hombres a bordo, que generalmente van a realizar trabajos en los salyut.

Los objetivos de la operación iniciada el jueves son, según las declaraciones de los astronautas, proseguir las experiencias de tipo tecnológico que permitan aprovechar las privilegiadas condiciones del espacio para obtener materiales imposibles de producir bajo las condiciones terrestres. Se trata de rodamientos perfectamente esféricos, instrumentos de alta precisión, monocristales esenciales para las actuales técnicas electrónicas, instrumentos empleados en la tecnología de los rayo lasser.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS