Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesia y Estado estudian, por separado, la revisión del Concordato

Diversas comisiones y grupos de trabajo de la Iglesia y del Estado español, estudian, por separado, los proyectos previos que formarán la base de las futuras negociaciones para la revisión del Concordato vigente desde 1953.Ayer se reunieron en el Ministerio de Justicia los miembros de los grupos de trabajo de los tres Ministerios militares que estudian las relaciones Iglesia-Estado, en lo que concierne al aspecto militar, según informa Europa Press de fuentes políticas competentes. Presidió la reunión el director general de Asuntos Eclesiásticos.

En días sucesivos se espera que puedan reunirse los representantes de otros Ministerios afectados por la revisión del Concordato. Aunque esta primera reunión ha sido casi exclusivamente de toma de contactos, han sido presentados distintos proyectos sobre exención del servicio militar a los clérigos y seminaristas, lo que se mantendría, al parecer, a petición de la Santa Sede, según la misma agencia.

Por otra parte, cuatro comisiones de expertos laicos y eclesiásticos preparan en la Nunciatura el material que ha de servir de base a la Santa Sede para la revisión del Concordato, según informa la agencia Cifra. Los temas de estas comisiones son: asuntos jurídicos, asuntos económicos y patrimoniales, educación y cultura y asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas. Sobre ellas hay otro grupo coordinador, bajo la presidencia del nuncio.

Se ha impuesto la mesura, según «Eclessia»

En los últimos meses se ha impuesto la mesura en las relaciones Iglesia-Estado, tras los roces y polémicas del pasado, según el editorial que bajo el título Un tiempo nuevo para la Iglesia de España publica la revista Ecclesia. Como primer caso concreto de esta distensión, cita la revista la renuncia a la intervención civil en los nombramientos de obispos.Destaca también el editorial los comunicados y documento final de la reciente reunión de la comisión permanente del Episcopado, que, según la revista, no hubieran dejado de ser tenidos por intromisiones inadmisibles en lo político. Se añade también que las homilías multadas, las asambleas cristianas prohibidas y los casos Añoveros parecen pasados ya a la historia.

Dice por último que las nuevas circunstancias parecen, empujar a la Iglesia a una necesaria y saludable clarificación de su presencia en la sociedad española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 1976