Juan José: "No mencioné a Manolo Lozano"

Publicábamos el pasado jueves unas declaraciones del torero Juan José, en las que denunciaba abiertamente el monopolio empresarial y el afeitado, y hacía unas aseveraciones sorprendentes por las que quedaba en entredicho Manolo Lozano, quien le apoderó durante seis años. Se ponía en boca de Juan José que Lozano le había afeitado toros para que pudiese torear más.El torero desmiente ahora, con rotundidad, esta última parte de sus declaraciones, que publicó La Gaceta Regional:

-No sólo no he dicho semejante cosa de Manolo Lozano, sino que ni siquiera mencioné su nombre en aquella entrevista. Unicamente le aludí al decir, en respuesta a una pregunta del entrevistador, que suponía que mi apoderado alguna vez había encargado que me afeitaran los toros.

Quede claro, a petición del propio Juan José. El cual, en cambio, por lo que respecta a sus restantes manifestaciones, se ratifica en todo lo dicho e insiste:

-Somos como juguetes en manos de las empresas. Hacen de nosotros lo que les da la gana. Mi situación ahora es que después de haber luchado en este mundillo desde niño, porque me vestí de luces cuando tenía 15 años y desde entonces he seguido ininterrumpidamente mi profesión, me encuentro con que esta temporada sólo he conseguido torear tres tardes.

Está verdaderamente enfadado Juan José. El dice que está desesperado, porque no ve ninguna solución:

-Con tres contratos por temporada no se puede vivir. Pero, ¿qué hago? No puedo torear, porque tengo cerradas todas las puertas, y a mis veinticinco años desconozco otro oficio que no sea éste. ¿Cómo podría empezar ahora una nueva vida?

Lo peor de la situación -nos decía- es la sensación de injusticia en la que se encuentra, como tantos y tantos toreros. Pues los que tienen por figuras, y que llevan en este plan de una a otra feria, hasta coparlo todo, ¿qué les hacen a los toros? ¿Son acaso toreros de calidad, de quienes los modestos tengan algo que aprender?

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 18 de septiembre de 1976.

Se adhiere a los criterios de