Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer paso hacia la integracion de Portugal en Europa

Portugal solicitó ayer oficialmente su adhesión al Consejo de Europa. En una carta enviada por el ministro portugués de Asuntos Exteriores, Medeiros Ferreira, al secretario general de este organismo, se afirma que «la presencia de Portugal en las instituciones europeas señalará la importancia que mi país concede a la existencia de una Europa fuerte, unida y democrática, contribuyendo de este modo a la cooperación de los pueblos y de los estados».

« Las instituciones democráticas previstas en la constitución portuguesa están en pleno funcionamiento y así las condiciones políticas existentes en Portugal satisfacen los criterios seguidos por el Consejo», indica también la citada carta.

Según todo indica, el Consejo de Europa admitirá a Portugal como decimonoveno miembro después de que la asamblea de este organismo se reúna, a partir del 15 de septiembre.

Ciertos observadores piensan que la petición de Portugal, que no constituye ninguna sorpresa, es el primer paso del Gobierno portugués hacia su futura integración en Europa.

Comienzo de una nueva política europea

La petición sólo ha podido ser presentada ahora porque aunque la constitución portuguesa fue aprobada el 2 de abril de este año, únicamente después de las últimas medidas del Consejo de la Revolución (aprobación de su reglamento interno y nombramiento de los miembros de la comisión constitucional) han entrado en funcionamiento todas las instituciones previstas en la constitución.Desde el 25 de abril de 1974, la mayoría de los países europeos apoyaron la pretensión de Portugal de llegar a ser miembro de pleno derecho del Consejo de Europa, aunque el año pasado algunos países manifestaron tímidas reservas por «la preponderancia del poder militar sobre el civil». Con la entrada en vigor de la constitución, según Mario Soares «es el poder civil el que tiene la supremacía», y por lo tanto, Portugal tiene derecho a participar del Consejo.

Se cree que los miembros del Consejo de Europa serán unánimes en aceptar la inclusión de Portugal en el organismo. Finalmente, la medida significa también el comienzo de la política «europea» del nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Medeiros Ferreira, en contraposición a la política «tercermundista» del anterior ministro, comandante Melo Antunes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de agosto de 1976