Hasta 1979 no habrá aeropuerto transoceánico en Tenerife

Hasta el año 1979 no podrá ser puesto en funcionamiento el aeropuerto transoceánico de Tenerife, a pesar de las reiteradas promesas del Ministerio del Aire en los últimos tiempos, que daban como fecha tope de inauguración el otoño de 1977. La paralización de las obras durante doce meses -la pista de aterrizaje y la rodadura se terminaron en julio pasado-, ha su puesto un duro golpe para la economía y el turismo insular, ya que el actual aeropuerto de Los Rodeos sufre períodos de cierre a causa de las alteraciones meteorológicas, y técnicamente no tiene posibilidad material de ampliación, lo cual obliga a que muchos de los vuelos regulares charters tengan que desviarse hacia el aeropuerto de Las Palmas, con las consiguientes pérdidas para las compañías aéreas.Son dos mil millones los que hacen falta para terminar el transoceánico de Tenerife, enclavado en el sur de la isla, de los cuales la mitad están presupuestados para la construcción del edificio terminal. La actual promesa del Ministerio del Aire es sacar a subasta en octubre próximo el movimiento de tierras, explanación y urbanización de los terrenos donde irá ubicada la terminal, con un costo de 674 millones. Sucesivamente se anuncia que irán subastándose las obras de la central eléctrica, emisores, balizaje, instalaciones radioeléctricas y ayudas a la navegación, así como zonas de aparcamiento y accesos.

La ampliación del aeropuerto de La Palma saldrá a subasta dentro de dos meses, y su presupuesto alcanza la cifra de 850 millones de pesetas, de los cuales se invertirán 600 tan sólo en obra marina, ya que la ampliación de la pista de aterrizaje en 500 metros más, sólo puede hacerse sobre una plataforma en el mar. El costo total será repartido en tres partes, ya que tanto el Cabildo de La Palma como la mancomunidad provincial, aportan dinero para la financiación de la obra.

Si bien la ampliación del aeropuerto de la isla de El Hierro no ofrece ninguna clase de dificultades técnicas o presupuestarias, ya que con 30 millones podrá darse a la pista cien metros más de longitud -en diciembre se espera que esté adjudicada la obra-, el aeropuerto de La Gomera ofrece, sin embargo, serios problemas, ya que al ser de nueva construcción, y en una zona de endemoniada orografía, su alto presupuesto hacen poco probable su subasta a corto plazo, no obstante se trabaja en la redacción del proyecto definitivo, ya hay solares destinados a este fin y la mancomunidad tiene consignados cien millones de pesetas para contribuir a su financiación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS