Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de Martínez reclama pensiones para ella y su hijo

La vista de la demanda presentada por Josefa Márquez, viuda del jugador de fútbol Miguel Martínez, contra el Atlético de Madrid, el Betis, el Fondo de Garantía de Accidentes de Trabajo y el Servicio de Reaseguros de Accidentes de Trabajo ha sido suspendida hasta el mes de septiembre. Los abogados de los demandados hicieron constar que no había sido citada la Mutualidad de Futbolistas, cuya presencia era ineludible, por lo que el magistrado acordó suspender el juicio con la aprobación del abogado de la parte demandante.

Martínez, jugador del Atlético de Madrid, permaneció en coma en la clínica de la Concepción desde el 1 de agosto de 1964 hasta el 28 de septiembre de 1972, fecha de su muerte.

La demandante ha invocado sentencia del Supremo y del Tribunal Central de Trabajo sobre el carácter de contrato laboral de los futbolistas profesionales con sus clubs. Josefa Márquez sostuvo que su marido falleció por accidente de trabajo y, por lo tanto, solicitó que la magistratura así lo declare y condene a los demandados a pagar las pensiones correspondientes a su viudedad y orfandad a la demandante y a su hijo, más la indemnización de seis mensualidades señaladas por la Ley para las viudas cuyos maridos hayan fallecido por esta causa.

La demandante citó que la víctima sufrió un primer golpe en la cabeza, en 1962 cuando jugaba en el Betis, lo que le supuso un desvanecimiento. Al año siguiente, otro golpe le causó una lesión cerebral.

En 1964, cuando realizó una gira con el Atlético de Madrid, sufrió un ataque de meseoncefalitis, seguido de total y absoluta inconsciencia. Cayó en estado de coma, del que ya no se recuperó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 1976

Más información

  • La vista ha sido aplazada hasta septiembre