Se estrella una cabina del funicular de Archanda

Un herido muy grave y cinco de pronóstico reservado es el balance del accidente ocurrido ayer, poco después de las tres de la tarde, en el funicular que une Bilbao con el monte Archanda.

La cabina que se encontraba estacionada en la terminal superior, se precipitó a tumba abierta a lo largo de los casi 800 metros que tienen las vías al producirse un fallo en uno de los mecanismos de seguridad.

Ocho empleados de la compañía trabajaban en ese momento en el interior del vagón. Siete de ellos consiguieron saltar durante la bajada, pero no así el octavo, Isidro Aurrecoechea que es el que padece heridas más graves. Al parecer, se prendió el anillo en un clavo y no consiguió soltarse.

Aunque entró en funcioniarlento uno de los frenos, la cabina alcanzó gran velocidad, ya que en la parte más alta la pendiente alcanza los 45 grados.

Por fortuna, el accidente -primero en estos 61 años que lleva funcionando el funicular- se ha producido en un momento en que la línea no se encontraba en servicio, ya que una avería había obligado a suspenderla hace 12 días. Una vez revisado su sistema de seguridad se pensaba poner nuevamente en funcionamiento el funicular en fecha próxima. Debido a este accidente, tanto la cabina que desprendió desde lo alto del monte, comoja que se encontraba en la estación de Bilbao, han quedado totalmente destruidas, lo que hace pensar que tardará mucho tiempo en restablecerse este servicio, empleado por millares de bilbaínos, sobre todo durante la época de verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de junio de 1976.

Lo más visto en...

Top 50