Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las enfermeras no quieren "escuelas élite"

La carrera de ATS, que actualmente no está encuadrada ni en la Formación Profesional, ni como escuela universitaria, nace en 1953 y unifica a practicantes, matronas y enfermeras, sin que desde entonces haya habido ninguna renovación del plan de estudios.En 1954 se crea el Consejo General de Auxiliares Sanitarios, con tres secciones: practicantes y ATS masculinos, enfermeras y ATS femeninos, y matronas. Los estatutos en este consejo no se han renovado desde entonces. Los cargos de presidentes nacionales los designa la Dirección General de Sanidad, y sólo se realizan elecciones -única renovación de 1961, artículos 28, 29 y 30 de los estatutos- por votación de los presidentes provinciales, cuando su porcentajes es superior al 60 por 100 de los colegiados.

Actualmente existen en España 182 escuelas de ATS, 26 masculinas y 156 femeninas, que dependen en su mayor parte de centros hospitalarios, como las diputaciones, Sanidad, Cruz Roja o Instituto Nacional de Previsión, clínicas privadas o facultades de Medicina únicas estatales y oficiales. El resto de las escuelas, que cobran a los alumnos de mil a siete mil pesetas mensuales, son autónomas -reglamentos propios, calendario escolar, prácticas, enseñanza...- y el examen final en las mismas se realiza bajo el control de un catedrático inspector de las facultades de Medicina, que firma las papeletas. Ello no supone que las escuelas dependan de la Universidad, sino que es un mero trámite burocrático.

Dos disposiciones (14 de marzo, del 74 y la actual de 12 de abril del 76), hablan del acceso al tercer grado de Formación Profesional para las A.T.S.

La salida de este decreto de abril del presente año, provoca una protesta masiva de profesionales y alumnos, más virulenta que la de 1973, sobre el mismo tema de inclusión en la Formación Profesional, ante el temor de la regulación de los estudios de ATS dentro de la Formación Profesional, pese a que tal decreto no regula tal encuadramiento.

Discriminación docente

La tardanza en clarificar el panorama de los estudios, viene dada a juicio de profesionales y alumnos, por los siguientes factores: escuelas masculinas y femeninas (discriminación docente por sexos); colegio masculino y femenino (discriminación colegial); falta de representatividad de los colegios; falta de representatividad en las escuelas de ATS; falta de profesionalidad fundamentada en las características de la mujer española en el mundo del trabajo y falta de orientación en su función por una docencia impartida por médicos.En lo referente a las Escuelas, los problemas se concretan en un programa reivindicativo elaborado en una reunión nacional el 22 de mayo pasado. Además del encuadramiento universitario, se pide la enseñanza gratuita y la elaboración de un plan de estudios por parte de profesores y alumnos, que establecería una conexión entre clases teóricas y prácticas, la rotación de servicios de prácticas, supresión de guardias nocturnas y en días festivos, revisión médica al cambio de servicios, supresión de asignaturas como Política, Hogar, Gimnasia y Religión, creación de un profesorado específico de ATS, aplicación del calendario escolar, administración autónoma de las escuelas y representatividad estudiantil, entre otros puntos, así como la creación de un Ministerio de Sanidad, con un departamento autónomo de Enfermería.

Cuando la coordinadora de ATS y escuelas de Galicia llama a la huelga nacional, noticia que apareció en la prensa el 27 de mayo último, alumnos y profesionales de toda España se reúnen en asambleas y deciden ir al paro, excepto para los servicios de urgencias.

El conflicto empieza por la petición de encuadramiento en escuelas universitarias para estudiantes de ATS y, tras diversas acciones por parte de profesionales y estudiantes, llegará a su culmen con la entrevista mantenida por una- representación de ATS con el ministro de Educación, el 8 de junio pasado. Los ATS consideran que el Ministerio expone unos criterios que tienden a crear escuelas de élite dentro de la Enfermería: Escuelas Universitarias, sí, pero pocas y reducidas, en contraste con las peticiones de unas escuelas universitarias mixtas dentro de los distintos distritos, con carácter estatal y oficial, y sin ser contrarias a una formación práctica dentro de los centros hospitalarios.

La situación queda planteada, para los profesionales y estudiantes, en el sentido de cómo encauzar las reivindicaciones ante la negativa ministerial a que participen y la propuesta de lo que, en definitiva y a juicio de las ATS, serían unas escuelas élite.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 1976

Más información

  • El conflicto de las ATS