Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda libanesa, favorable a otro alto el fuego

Raymond Edde, dirigente maronita y candidato a la elección presidencial del pasado día 8, fue herido el martes al norte de Beirut cuando su automóvil atravesaba un barrio controlado por los cristianos. Edde resultó herido en una pierna y su chófer sufrió lesiones mucho más graves.No se esclarecieron las circunstancias de este atentado, el primero que se produce en el país contra un personaje político en los catorce meses de guerra civil.

Incidentes armados

Mientras la situación militar del país no se despeja, en el campo político existen signos de esperanza. Entre los incidentes armados de los que se informó ayer, destaca el enfrentamiento entre fuerzas de Al Fatah, guerrilla palestina, y de As Saiqa, contingentes de guerrilleros palestinos igualmente, controlados por Siria. Esta, al parecer, también mantiene sus propios soldados en las mismas filas palestinas. Los enfrentamientos se produjeron en el puerto de Sidon, al sudeste del Líbano. En este incidente hubo, al parecer, varios muertos, pero la noticia no se confirmó.

Además, duelos de artillería y combates diversos tuvieron lugar en la zona comercial de Beirut y en la ciudad de Zahle, al este de Beirut. Se calcula que las víctimas registradas ayer ascienden a cien muertos y un número no determinado de heridos.

Esperanza de negociación

En el campo político aumentan los esfuerzos del presidente electo, Elías Sarkis, para atraerse a las facciones enfrentadas. Hasta ahora encontró más eco por parte de los izquierdistas, que se mostraron dispuestos a una nueva tregua. Jumblatt, musulmán izquierdista, declaró respaldar el rechazo de Sarkis de la oferta francesa de intervención militar y redactó una propuesta para una nueva tregua.

La propuesta de Jumblatt pide la adopción de un alto el fuego sin que por ahora, se determine línea de retirada para los combatientes; que los representantes de las facciones acudan a la mesa de negociaciones, sin condiciones previas, y que las tropas sirias se retiren del Líbano de modo gradual. Se advierte, pues, un progresivo protagonismo del presidente electo Sarkis, pese a que Frangieh sigue negándose a dejar su cargo y facilitar la sucesión. Igualmente, parece señalarse una convergencia entre Sarkis y Jumblatt, que conduciría a una nueva tregua. Por el contrario, los grupos cristianos,se mostraron más recelosos a las ofertas de conversaciones de paz, o a que éstas se produzcan sin la presencia de las fuerzas sirias.

Finalmente, noticias de Bruselas informan que la Comunidad Económica Europea ofrecería su mediación en el conflicto del Líbano. La iniciativa comunitaria, de la que informó ayer la agencia Belga, está provocada, por la negativa de la izquierda libanesa para aceptar tropas de Francia para interponerse entre los cristianos y los musulmanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 1976