Elecciones parciales en Francia

El ángel exterminador de las elecciones presidenciales de 1974, el candidato al Elíseo, señor Jean Royer, representante de la «Francia profunda y antipornográfica», vuelve al estrado público, después de dos años de retiro, en su alcaldía de Tours.

Hoy se celebra la primera vuelta de la elección legislativa de esta circunscripción de Indre et Loire, a la que él se presenta como asimilado a la mayoría gubernamental.

La batalla electoral se ha convertido en «test» nacional. A lo largo de la semana, han desfilado por Tours los tenores de la política francesa: Mitterrand Marchais, el ministro de Trabajo, señor Dourafour, los izquierdistas Krivine y Aerlette Lagailier, han ido a la ciudad del «hombre solitario» a apoyar a sus ocho contrincantes. Desde la extrema izquierda hasta la derecha todos quieren desplazar al señor Royer, diputado ya antes de haber sido nombrado ministro de Comercio.

El triunfo de la izquierda en las cantonales de marzo, antes de las municipales del año que viene y e la legislativas, adelantadas o no, hacen inevitable que, cada acontecimiento, pequeño o grande de la vida del país, se convierta en un ensayo general, con la izquierda y la derecha mano a mano. La campaña de Tours no ha sido otra cosa: el «colectivismo» como amenaza evocada por Royer, en caso de victima de izquierda, frente al «socialismo democrático» que ofrecen socialistas y comunistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de mayo de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50