_
_
_
_

Unai Simón: “Hasta Luis Enrique, nadie me explicó cómo funcionaba la salida de balón del portero”

El meta de la selección relata su aprendizaje del juego con los pies, revela que se operará una muñeca tras la Eurocopa y se desmarca de Mbappé: “Aquí soy jugador de fútbol y creo que solo debería hablar de temas deportivos”

Unai Simon
Unai Simón, este lunes en el campamento de la selección española en Donaueschingen.J.J. Guillén (EFE)
David Álvarez

Cuando Unai Simón comete un error, consigue dejarlo atrás enseguida. Sufre más después del partido, como contó en una entrevista en EL PAÍS: “Llegas a casa y te mueres... Llegas a casa y vuelves a ver la jugada…”. También el pase que le interceptó Majer el sábado en el Olímpico de Berlín contra Croacia, y que terminó en un penalti de Rodri: “Una vez visto, ese balón tenía que haberlo jugado de primeras a Robin [Le Normand]”, dijo este lunes en la sede de trabajo de la selección española en Donaueschingen. En su comparecencia se quiso marcar distancia con el alegato político de Mbappé del domingo cuando pidió votar “contra los extremos, los que dividen”. El portero de la selección ve su papel de otro modo: “Tenemos muchas veces la tendencia a opinar demasiado de ciertos temas, cuando no sé si deberíamos opinar o no. Yo aquí soy jugador de fútbol, me dedico a jugar al fútbol y creo que lo único de lo que debería hablar en este momento es de temas deportivos”.

Unai Simón también desveló que pasará por el quirófano para operarse una muñeca (no quiso decir cuál) después del torneo: “Es algo a lo que no le he querido dar importancia hasta que termine la Eurocopa, pero es algo que no me impide jugar, como se ha demostrado a lo largo de la temporada. Ni es algo que ahora mismo me preocupe”.

También restó gravedad a la pérdida de balón contra Croacia, que entiende como una consecuencia de los riesgos que debe asumir el portero para contribuir mejor al plan general del equipo: “Hay que saber reducir los riesgos, saber ser prácticos, pero también hay que mirar en pro del equipo. Somos un equipo al que nos gusta tener la pelota, salir desde atrás”, explicó.

No se trata de un aspecto del juego tan evidente para los porteros. Él empezó a entenderlo hace cuatro años en la primera convocatoria con la selección absoluta: “Hasta que no coincidí con Luis Enrique, nadie me explicó cómo funcionaba la salida de balón del portero. Luis Enrique fue una figura muy importante para ello. Fue paso a paso conmigo, entendiendo cómo encontrar los hombres libres con la presión alta, con presión con laterales, con interiores... Fue una persona muy importante en ese sentido, con la que estoy muy agradecido, porque hoy en día todo el fútbol que puedo sacar desde atrás, o en el que el equipo se puede apoyar en mí es gracias a él. Y a otros entrenadores, lógicamente”.

Contra Croacia, Unai Simón dio 35 pases, según los registros de StatsBomb. 22 fueron en largo, con un 45% de acierto, y 13 en corto, de los que solo falló el que le birló Majer. “El fútbol son este tipo de acciones, que por medio milímetro a la derecha o medio milímetro a la izquierda acaba la jugada en un penalti o no”, dijo. “De lo único que me hubiese arrepentido es de que hubiesen expulsado a Rodri [el jugador que derribó a Petkovic cuando trabaja de evitar el gol tras la pérdida]”.

El mismo futbolista croata que cayó en el área fue el que agarró la pelota para tirar. Simón ya le había detenido un lanzamiento en la tanda de desempate de la final de la Nations en junio del año pasado. El portero del Athletic siempre tiene un lado pensado para cada lanzador antes de los partidos. “Se dio la circunstancia de que volvió a tirar Petkovic. Tenía claro que iba a ir a mi derecha. Y si lo llega a cambiar, a la cazuela. Pero si lo tira a mi lado, la idea es que no lo meta. O que lo ajuste muy bien, como el penalti que me tiró Parejo en Liga con el Villarreal, que lo clavó por la escuadra, el perro...”, bromeó. “Se trata de eso: que cuando te tiren el penalti por tu lado, pararlo. Y ya está, no tiene mucho más misterio”.

Pese al sofocón del fallo, Unai Simón no se marchó angustiado del Olímpico de Berlín: “Me fui contento porque ganamos 3-0″, dijo. “Creo que en el cómputo general fue un buen partido individual”. En juego, realizó cinco paradas de bastante complejidad, según la métrica de StatsBomb que mide la dificultad de los remates: realizó cinco paradas que valían 1,87 goles esperados después del tiro, una media de 0,37 por disparo. Además, aunque tenía una buena intuición de lo que iba a hacer Petkovic con el penalti, el croata se sacó un tiro complicado, que valía 0,88 goles esperados, por encima de un penalti medio, al que se adjudica 0,78. “La jugada del penalti te marca, pero la trato como una más, como la parada a Kovacic. Como cualquier otra”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

David Álvarez
Sigue la información del Real Madrid y la selección española en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos, el Mundial de fútbol y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_