Àlex Crivillé y Mick Doohan, los apoyos de Marc Márquez camino de la recuperación

Los dos expilotos de Honda acompañan al ocho veces campeón del mundo en su lucha contra los dolores físicos y mentales

Marc Márquez y Michael Doohan  en una foto de 2018 en Alemania.
Marc Márquez y Michael Doohan en una foto de 2018 en Alemania.Mirco Lazzari gp (Getty Images)

En 2019, Marc Márquez compartía que él no sentía la necesidad de buscar ayuda psicológica para gestionar la alta exigencia del mundo de la competición. “Mi mejor psicólogo es mi equipo y las personas que me rodean, es lo que mejor me funciona”, decía una semana después de proclamarse campeón del mundo por octava vez en Tailandia. Desde entonces ha llovido mucho, y entre los problemas de visión y las cuatro operaciones en el brazo derecho, la última a principios de junio, el piloto de Cervera no ha vuelto a encontrar la regularidad necesaria para recuperar su dominio en la categoría reina.

La semana pasada, el catalán actualizó a sus seguidores sobre el proceso de recuperación del húmero a través del blog oficial de su equipo. Con el objetivo de poder “pasarlo bien y competir a un buen nivel, sin sufrir ni tener dolor”, el corredor de 29 años compartía el acompañamiento que ha tenido por parte de expilotos como Àlex Crivillé, Mick Doohan y Alberto Puig, actual director deportivo del Repsol Honda. “Son los que me han aconsejado más y les agradezco su apoyo”, escribía. Todos ellos experimentaron dolores físicos y mentales durante su trayectoria deportiva, y esas vivencias le han servido a Márquez para encarar con la mentalidad adecuada un proceso que incluso le ha llevado a plantearse la retirada.

“He hablado con él un par de veces desde su lesión en el hombro. Al final es como una conversación entre amigos, para saber cómo está y darle mi punto de vista a través de mi experiencia”, explica Doohan a EL PAÍS en conversación telefónica. “Cuando compites en cualquier deporte, solo piensas en tu objetivo. A veces cuesta ver más allá de la burbuja en la que vives, y eso es lo que he intentado transmitirle a Marc como alguien que ha pasado por ello, darle la perspectiva de que hay mucho más que las motos”.

El pentacampeón del mundo de 500cc entre 1994 y 1998 sufrió problemas en la pierna derecha desde el GP de Assen de 1992, donde se enfrentó a la posibilidad de amputación tras complicaciones en el operatorio. Tardó un par de temporadas en recuperar el nivel deseado, pero desde entonces se llevó todos los Mundiales de forma consecutiva hasta que un grave accidente en Jerez, en 1999, le apartó de la competición de manera definitiva: “Hay similitudes en nuestros casos, aunque eran otras épocas y momentos diferentes en nuestra carrera. Cada lesión es diferente, pero lo que no tiene sentido es competir lastimado, y yo también me tuve que dar cuenta de eso”. Fue precisamente en 1999 cuando Crivillé, compañero del australiano, logró el primer título de un español en la categoría reina.

“A Marc nadie le puede enseñar nada, él lo ha pasado muy mal y sabe todo lo que eso significa”, asegura el expiloto barcelonés. Amigo de la familia desde los comienzos de Márquez en 125cc, el noi de Seva también sufrió muchos altibajos en su carrera. “A mí me gustaría que en momentos de duda me llamase un amigo, un expiloto, y que me diese esos ánimos sinceros. Aunque se trate de un fuera de serie como él, siempre es positivo recibir este tipo de apoyos”. Crivillé sufrió una lesión de muñeca en 1997 que le hizo perderse muchas carreras, aunque volvió a tiempo para ganar el mismo año a pesar de competir con dolores. En 1998, la muerte de su padre le desestabilizó en el plano emocional y, después de lograr el título en 1999, sus desvanecimientos puntuales le obligaron a retirarse en 2002.

“Lo más importante es la salud”

“A veces, lo último de lo que hablamos son las motos, apenas un par de pinceladas”, detalla Crivillé que a Márquez le recomienda paciencia. “Lo que quiere es subirse a la moto con garantías de estar bien físicamente, es consciente de que debe aguantar firme con la recuperación, alargarla hasta estar al 100%”. Del mismo parecer es Doohan, que le ha transmitido a Márquez que la prioridad es cuidar el cuerpo y la mente. “Al final del día, lo más importante es la salud de Marc. Tiene toda una vida por delante y ha conseguido hitos inolvidables. Tiene que sentirse orgulloso, pero ahora le toca volver a encontrar la plenitud física para luego ver si puede volver a competir y ganar”, comparte.

Pep Font, psicólogo deportivo del CAR de Sant Cugat especializado en deportes de motor, piensa que Márquez es capaz de trasladar las experiencias de sus consejeros a soluciones hechas a su medida. “Su inteligencia le permite luego tomar lo que más le gusta de cada situación y hacerla suya”, analiza. Defiende, eso sí, que la ayuda de un profesional podría beneficiarle: “Un psicólogo no es un familiar ni un amigo. En cualquier lugar del mundo y especialidad, cumple dos funciones básicas: da recursos y facilita la interpretación de las situaciones de la vida”. El experto destaca del piloto su capacidad para aprender y centrarse en lo útil, canalizando así su energía hacia enfoques positivos.

Por ahora, no hay fecha de retorno fijada para el octocampeón de Honda, y una revisión médica a mediados de julio determinará los próximos pasos, según él mismo ha explicado. Además de la ayuda de su entorno cercano y leyendas del motociclismo como Doohan y Crivillé, el gran dominador del Mundial en la última década citaba a Rafa Nadal como una de sus fuentes de inspiración: “Cuando le daban por retirado del tenis ha sido capaz de superar el dolor y volver a ganar… Sé todo lo que ha sufrido y por ello es un referente para mí, porque aunque no esté al máximo, pudo vencer en Roland Garros”.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS