_
_
_
_
_

Orlando Magic da la sorpresa al elegir a Paolo Banchero en el primer puesto del Draft de la NBA

El ala-pívot italiano sale seleccionado por delante de Holmgrem y Smith, los dos favoritos

Paolo Banchero, a la derecha, recibe la felicitación tras ser elegido por Orlando Magic como número uno del Draft de la NBA.
Paolo Banchero, a la derecha, recibe la felicitación tras ser elegido por Orlando Magic como número uno del Draft de la NBA.Brad Penner (USA TODAY Sports)
Miguel Jiménez

Paolo Banchero acudió ayer al pabellón de los Nets, en Brooklyn (Nueva York), dispuesto a llamar la atención. Y vaya si lo logró. Acaparó las miradas no solo por su traje morado lleno de brillantes y un enorme colgante plateado con un P5 (por Paolo y por el número 5, con el que juega), sino también porque se convirtió en el número uno del Draft de la NBA, elegido por Orlando Magic.

La sorpresa fue relativa. Aunque se esperaba que el italoestadounidense estuviese en las primeras posiciones, para ese primer puesto los favoritos eran Jabari Smith y Chet Holmgrem, los dos jugadores más destacados del último año del baloncesto universitario norteamericano. Finalmente, los Oklahoma City Thunder han elegido a Holmgrem como número dos, y los Houston Rockets, a Smith en tercer lugar.

Los Draft de la NBA son un espectáculo que se sigue con atención en todas las ciudades con equipo en la liga profesional. Este jueves, el Capital One Arena de Washington, por ejemplo, era toda una fiesta donde se retransmitía en directo la selección de jugadores y se seguía en la pista y las gradas con jolgorio, a pesar de que los Wizards eran los décimos en elegir. Es toda la temporada de fichajes de nuevos jugadores concentrada en cuatro horas de máxima audiencia. El sistema da preferencia a los equipos más débiles a la hora de elegir, para así tratar de igualar la competición con el tiempo, aunque tiene una parte de azar. Orlando ganó el sorteo.

Paolo Napoleón James Banchero es un ala-pívot de 19 años y 2,08 metros de altura nacido en Seattle, de padre italiano y madre estadounidense, por lo que ha sido concentrado con la selección italiana en ocasiones. Su madre, Ronda Smith-Banchero, fue jugadora profesional de baloncesto de la WNBA; su padre y su tío jugaban al fútbol americano en la universidad, y Paolo, de niño, practicaba ambos deportes. En su nueva franquicia, Orlando Magic, deberá adoptar la figura de líder en un bloque joven que ha cosechado temporadas decepcionantes. Esto les valió para seleccionar a Jalen Suggs y Franz Wagner el pasado año, los cuales no han sido capaces de marcar la diferencia en favor de los de Florida.

En octavo curso, con 14 años, fue seleccionado como uno de los mejores 50 jugadores de su edad en ambos deportes. Destacaba por su altura, de casi dos metros a los 13 años. En el instituto eligió el baloncesto y empezó a ganar toda clase de premios. Luego eligió Duke (en Carolina del Norte), un clásico del baloncesto universitario, donde jugaron, entre otros, Kyrie Irving, Seth Curry, Jayson Tatum y Zion Williamson, el último —y hasta ahora decepcionante— número uno de los diablos azules hasta el de ayer, que es el quinto en la historia de dicha universidad.

“Siento que esto es una fantasía. Soñaba con estar en la NBA, pero ser el número uno... esto es una locura”, ha declarado tras ser elegido, sin poder contener las lágrimas. Banchero consiguió meter a Duke en semifinales del torneo universitario y fue elegido mejor novato del año de su conferencia. Decidió saltar a la NBA por la vía rápida tras solo un año en la universidad.

Holmgrem y Smith

Chet Holmgrem, elegido número dos por los Thunder, es un delgado pívot de 2,13 metros de altura, con un gran porcentaje de acierto en el tiro. Muy delgado, su físico recuerda un poco al Gasol previo a su llegada a la NBA. Como con Pau, los entrenadores se esforzarán por hacerle ganar músculo y peso. En la Universidad de Gonzaga ha logrado 14 puntos, 9,9 rebotes y 3,7 tapones por partido gracias a su gran envergadura. Sin embargo, no pudo evitar que su equipo fuera eliminado en octavos de final del torneo universitario de Estados Unidos después de llegar como el mejor equipo de la temporada regular con 28 victorias y cuatro derrotas. Llega a un equipo en pleno proceso de reconstrucción y plagado de jóvenes como Shai Gilgeous-Alexander o Josh Giddey, lo que favorecerá su crecimiento como jugador.

Jabari Smith llegaba al Barclays Center como gran favorito para ser elegido en la primera posición del Draft. No obstante, el ala-pívot de 2,08 metros de la Universidad de Auburn cayó hasta la tercera posición, seleccionado por los Rockets, en un año en que los hombres altos han acaparado las primeras posiciones del Draft, tras una temporada que ha coronado el juego exterior de Stephen Curry, en unas finales de la NBA con más triples que nunca. Con una vestimenta algo más convencional en una gala que parecía un desfile de modelos de moda de más dos metros de altura, Smith no podía ocultar su decepción al oír los nombres de Banchero y Holmgrem.

Sacramento Kings eligió a Keegan Murray, de la Universidad de Iowa, en cuarta posición, y los Detroit Pistons a Jaden Ivey en la quinta. El baloncesto es un juego de equipo. El campeón universitario, Kansas, no tuvo a ningún jugador entre los cinco primeros.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_