Benzema, un gato de caza

El delantero francés, incomprendido durante años, se corona en la historia del Real Madrid con su triplete al PSG una vez superada la treintena y en la era post Cristiano

Donnarumma y Benzema, en la acción previa al empate del Madrid contra el PSG, este miércoles en el Bernabéu.
Donnarumma y Benzema, en la acción previa al empate del Madrid contra el PSG, este miércoles en el Bernabéu.Gonzalo Arroyo Moreno (Getty Images)

Karim Benzema se presentó en 2009 en España asegurando, en las pocas veces que se lanzaba a hablar, que su ídolo era Ronaldo Nazario, el brasileño. Una confesión sorprendente porque durante un buen puñado de años, casi una década, la percepción que tuvo de él la gran mayoría distaba mucho de lo que el jugador admiraba. Costaba adivinar en ese chico tímido criado en una barriada de Lyon, el sexto de nueve hermanos, a un justiciero del gol, o un aspirante a ello.

RMAReal Madrid
Real Madrid
3
Courtois, Alaba, Nacho, Dani Carvajal (Lucas Vázquez, min. 66), Eder Militao, Kroos (Camavinga, min. 57), Federico Valverde, Modric, Vinicius Junior, Marco Asensio (Rodrygo, min. 57) y Benzema
PSG PSG
1
PSG
Gianluigi Donnarumma, Kimpembe, Achraf Hakimi (Draxler, min. 88), Marquinhos, Nuno Mendes, Danilo Pereira (Di María, min. 80), Paredes (Idrissa Gueye, min. 70), Verratti, Messi, Neymar y Kylian Mbappe
Goles 0-1 min. 39: Kylian Mbappe. 1-1 min. 61: Benzema. 2-1 min. 76: Benzema. 3-1 min. 77: Benzema.
Árbitro Danny Makkelie
Tarjetas amarillas Paredes (min. 7), Vinicius Junior (min. 43), Dani Carvajal (min. 60), Gianluigi Donnarumma (min. 61), Achraf Hakimi (min. 81), Kimpembe (min. 83) y Lucas Vázquez (min. 87)

Primero se sintió “solo y perdido” en Madrid, según admitió tiempo después; protagonizó varios incidentes en las carreteras de la capital; y más tarde, sobre el césped, creyó necesario adaptar su fútbol a un tiburón como Ronaldo, el portugués. Pasaban las temporadas y, pese a su progresión, nunca se terminaba de sacudir la sospecha de parte del empedrado, incluido su padre, que le reclamaba más tantos. Incomprensión, cuando no desprecio de su entrenador, como cuando en 2010 Mourinho dijo sobre él: “Con perro cazas, con gato menos”. Al día siguiente, contra el colista (Zaragoza), los blancos ganaron 1-3 con dianas de todos los atacantes menos de él.

Probablemente, nunca alcanzará el cartel de killer de Ronaldo Nazario, pero ya es el tercer máximo anotador de la historia del Madrid con 309 goles, uno más que Alfredo Di Stéfano aunque con casi 200 partidos más. Un hito en todo caso inimaginable que llega tras su obra cumbre, el triplete al PSG en 17 minutos. Nadie había logrado un hat-trick en la Champions a sus 34 años y 80 días.

”La verdad es que me ha sorprendido”, admite Amancio Amaro (A Coruña, 82 años), el líder del Madrid yeyé que ganó una Copa de Europa (1966) y metió 155 tantos en 471 encuentros. “En su primera etapa estuvo algo oscurecido, dedicado a crear huecos para Cristiano. Ahora se ha destapado y reúne todas las cualidades que antes no demostraba. Lo tiene todo: golea y crea juego”, añade.

Mientras otros compañeros, como Isco, Marcelo y Bale, iniciaron un declive sin freno tras la salida de CR en el verano de 2018, él se multiplicó superada la treintena. La soledad impulsó su producción e influencia ante la sorpresa general. En su última campaña junto a Cristiano (2017-18), apenas sumó 12 dianas —tres de ellas, eso sí, entre las semifinales y la final de la Champions—, mientras en los cuatro cursos siguientes solo una vez ha bajado de los 30. Ahora dispara a puerta casi el doble que en el epílogo junto al luso: 2,1 veces por partido entonces frente a 3,9 de esta campaña. Si alguna vez fue un gato, ya no es tal.

No me lo imaginaba hace unos años liderando ese vestuario
Amancio Amaro

Una crecida sobre el campo que ha venido acompañada de un mayor peso en el camerino. Esto tampoco lo vio venir Amancio Amaro. “No me imaginaba hace unos años a Benzema mandando y liderando ese vestuario. Ha sorprendido a todo el mundo. Antes estaba a la sombra de Ronaldo”, insiste el referente gallego. Una opinión en consonancia con la de Carlo Ancelotti, que lo dejó en 2015 a rebufo de varios gerifaltes de la caseta y lo redescubrió el pasado verano como un jefe. “Ha cambiado cómo lo ven los otros. Es un jugador más fuerte, con más personalidad, más líder, más maduro. Yo también lo veo diferente en comparación a hace seis años”, apuntó el técnico italiano en la previa de la final de la Supercopa. Una mayor ascendencia que resulta especialmente evidente con Vinicius, con quien vivió de espaldas hasta hace unos meses y ahora, tras la explosión del brasileño, se ofrece como tutor para ayudarle a seguir escalando peldaños en el equipo. Entre los dos acumulan esta campaña 46 de los 81 goles del Madrid. El ataque blanco ya no es cosa del solista Benzema.

Quien nunca dudó de él fue Miguel Pardeza, exjugador blanco y director deportivo del club entre 2009 y 2014, testigo desde dentro de su primera etapa. “Para un delantero [él lo fue], parece que cumplir años juega en su contra, y en su caso ha ocurrido al revés. Se ha convertido en uno de los mejores en la historia, no solo del Madrid. Incluso en sus peores momentos siempre me pareció excepcional”, asegura el componente de la Quinta del Buitre.

Una fe en Benzema que durante años, al menos al principio, no pareció ser mayoritaria en un Bernabéu que mide tanto la calidad del futbolista como los litros de sudor derramados, juicio que muchas veces actuó en contra del galo. “Pese a haber tenido momentos de menor aceptación, él nunca perdió la cara con el club y con su carrera. Eso habla de un jugador muy seguro de sí mismo, tranquilo y con carácter. No hay que confundir personalidad con una teatralidad excesiva. Hay personas que gesticulan más, y otras son más retraídas y tímidas. Pero la personalidad se demuestra en otras situaciones. Benzema nunca perdió la cara teniendo al lado a un fenómeno como Cristiano”, advierte Pardeza.

Es tranquilo, muy seguro de sí mismo y tiene carácter. No hay confundir personalidad con teatralidad
Miguel Pardeza

El francés fue quien alivió la orfandad anotadora en la etapa post CR y ahora el equipo sufre sus escasas ausencias. En febrero faltó tres partidos seguidos por una lesión y los blancos apenas pudieron sumar un gol. Hasta cinco nombres (Rodrygo, Asensio, Isco, Bale y Jovic) pasaron por el centro de la delantera en esas citas. Detrás de Benzema no hay nadie, factor de riesgo en un momento en que el atacante ha tensado la carrocería tras regresar a la selección francesa, de la que estuvo fuera casi seis años por la sospecha sobre su implicación en el caso Valbuena (chantaje por un vídeo sexual), confirmada hace tres meses al ser condenado a un año de cárcel. La única sombra en medio de su ascenso a los altares del Madrid. El miércoles terminó de coronarse.

La crecida del galo, en cifras

Tabla histórica del Madrid. Cristiano Ronaldo, 450 goles en 438 partidos. Raúl González, 323 en 741 encuentros. Benzema, 309 en 592 choques. Alfredo Di Stéfano, 308 en 396 duelos. Santillana, 289 en 645 partidos. Ferenc Puskas, 242 en 262.

La media goleadora del francés (0,52 tantos por choque) es mejor que la de Raúl (0,43) y Santillana (0,4), y peor que la de CR (1,02), Puskas (0,92) y Di Stéfano (0,7).

En la Copa de Europa. Ronaldo, 105 dianas. Benzema, 67. Raúl, 66. Di Stéfano, 49. Puskas, 35.

Un triplete longevo. Benzema se convirtió en el jugador de más edad en meter un hat-trick en la Champions, con 34 años y 80 días. Le siguen Olivier Giroud (34 años y 63 días), y Claudio Pizarro y Cristiano Ronaldo (ambos con 34 años y 35 días).

Tiros a puerta. Con CR en el Madrid, Benzema tiraba a puerta una media de 2,4 veces por encuentros. Desde que se fue en 2018 lo hace 3,4. Una cifra que ha ido ascendiendo año a año: 2,09 en la 17-18 (última con Ronaldo), 2,96 en la 18-19, 3,4 en la 19-20, 3,5 en la 20-21 y 3,9 en la 21-22.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS