La esperada pegada de Enes Ünal

El delantero turco, clave en el resurgimiento del Getafe con sus goles, explota tras la apuesta que el Manchester City hizo por él como juvenil y ser en su momento el fichaje más caro de la historia del Villarreal

Enes Ünal celebra uno de sus dos goles en el último Getafe-Levante  (3-0).
Enes Ünal celebra uno de sus dos goles en el último Getafe-Levante (3-0).AFP7 vía Europa Press (AFP7 vía Europa Press)

Cuando en el verano de 2020 el Getafe se lanzó a abonar nueve millones de euros al Villarreal por Enes Ünal (Bursa, Turquía, 24 años) se convirtió en una de esas apuestas que los clubes modestos buscan con asiduidad en el mercado. Un atacante de pasado prometedor que no ha terminado de romper en la élite como goleador. Los nueve tantos que ha marcado en lo que va de curso han impulsado al equipo de Quique Flores fuera de la zona de descenso y empiezan a confirmar las esperanzas que el presidente Ángel Torres y el director deportivo Martín González depositaron cuando acordaron la operación. Este sábado, se presenta en el Metropolitano (21.00, Movistar LaLiga) como la gran amenaza para la cuestionada defensa del Atlético.

“Creo firmemente en el juego de equipo y me encanta ir a la batalla con mis compañeros. Tuve algunos momentos difíciles, pero siento que estoy madurando frente a la portería. Sé que puedo marcar de diferentes formas”, asegura. Salvo la temporada 16-17, que jugó cedido por el Manchester City en el Twente holandés (19 goles), las cifras de Unal no se correspondían con el potencial que se le adjudicaba. El conjunto inglés le había reclutado con 18 años del Bursaspor por 3,5 millones de euros un año antes de la llegada de Pep Guardiola. “Siempre estaré agradecido al City, me dieron la oportunidad de venir a Europa y explorar todo mi potencial. Los primeros entrenamientos con técnicos y jugadores de primer nivel y los aprendizajes fueron una experiencia increíble”, rememora. Nunca llegó a debutar en el primer equipo, pero su exitoso paso por el Twente holandés (19 goles), tras haber probado antes el Genk y el Breda, le valieron para que el Villarreal abordara el fichaje más caro de su historia en ese momento al pagar 15 millones de euros al City en julio de 2017. “Diría que lo de Holanda fue genial para ganar confianza, aprender los movimientos que debe hacer un delantero. Tuve un gran entrenador [René Hake] y fue el primer lugar donde empecé a aprender sobre el trabajo defensivo de los delanteros y ahora es parte de mi juego”, prosigue.

Formado en su país bajo la dirección del exseleccionador turco Senol Günes, este le detectó un defecto a pulir “Enes es un jugador talentoso y superior a sus compañeros, pero en términos de estilo todavía tiene que mejorar. De lo contrario, su trabajo será difícil. Es bueno en términos de fuerza, pero necesita batallar más con el rival. Su reacción al juego duro debe mejorar”, advirtió el técnico que llevó a Turquía hasta la tercera plaza del Mundial 2002. “Cuando me convertí en jugador del primer equipo en el Bursaspor con 16 años esta era la primera pregunta porque como delantero debería poder luchar contra los defensas. Trabajé mucho para ser más fuerte físicamente y al mismo tiempo aprendí a usar mi cuerpo. Lo más importante es que, si sabes como levantarte después de una entrada, te vuelves más fuerte”, admite Unal.

Cuando fichó por el Villarreal, los informes no eran distintos a los que luego manejó el Getafe. Goleador joven, físico, trabajador, de buenos movimientos y manejo de balón y un cañón en la pierna derecha. El club amarillo también fichó para su equipo femenino a la que ahora es su esposa, la futbolista belga Lisa Smellers. En Villarreal cuentan que no se soltó y jugaba cohibido. Apenas protagonizó una noche de gloria en su primera temporada. Curiosamente, tras ser repescado en el mercado invernal tras una primera cesión de tres meses al Levante. Fue contra el Atlético de Madrid, al que el Villarreal remontó (2.1) con dos tantos suyos en La Cerámica en los minutos finales. No explotó y fue cedido dos temporadas al Valladolid en las que marcó seis goles por curso ante de aceptar el traspaso al Getafe. Pablo Ortells, ahora director deportivo del Mallorca, que lo llevó al Villarreal, siempre defendió su valía y que tarde o temprano explotaría. En Pucela solo hizo seis goles por curso, pero la presidencia y la dirección deportiva del club madrileño confiaban en que despertara la pegada que muestra ahora.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS