Rafa Nadal da positivo por covid días después de estar con el rey emérito en Abu Dabi

El campeón de 20 grandes, de 35 años y que la semana pasada reapareció tras casi medio año sin jugar, asegura que ahora tiene “total flexibilidad” con su calendario

Nadal, durante el partido del pasado sábado frente a Shapovalov en Abu Dabi.
Nadal, durante el partido del pasado sábado frente a Shapovalov en Abu Dabi.CHRISTOPHER PIKE (REUTERS)

Difícil en lo deportivo, el año tampoco termina de la mejor manera para Rafael Nadal en el plano personal, después de que este lunes anunciase que ha dado positivo por coronavirus tras su estancia en Abu Dabi para disputar dos partidos de exhibición. Allí, el tenista, de 35 años, reapareció el pasado viernes después de casi medio año sin competir, debido a la lesión crónica (síndrome de Müller-Weiss) que arrastra desde los inicios de su carrera. Nadal jugó dos partidos y también compartió conversación y mesa (sin mascarilla) con Juan Carlos I, que volvió a dejarse ver en público en la tribuna del torneo.

La Casa del Rey transmite que el rey emérito “se encuentra bien” y que “se ha sometido a una PCR con resultado negativo”; asimismo, precisa que “se puso la pauta completa de la vacuna china Sinofarm y luego se le han administrado dosis de refuerzo con la americana Pfizer”, informa Miguel González. El comunicado es insólito, ya que hace meses que la Casa del Rey no informa sobre asuntos relacionados con Juan Carlos I, quien salió de España en agosto de 2020.

El tenista, por su parte, anunció la noticia a través de las redes sociales. “Hola a todos. Quería anunciaros que en mi regreso a casa tras disputar el torneo de Abu Dabi he dado positivo por covid tras la prueba PCR que se me ha realizado al llegar a España”, señaló el campeón de 20 grandes, que antes de competir en el emirato —donde estuvo acompañado por su padre Sebastià, su esposa María, su hermana Maribel, su fisio Rafael Maymò y dos de sus tres técnicos, Carlos Moyà y el recién incorporado Marc López— hizo una breve escala en Kuwait para promocionar su academia y seguir rodándose de cara a su vuelta a la competición.

“Tanto en Kuwait como en Abu Dabi pasamos controles cada dos días y todos resultaron negativos, el último siendo el viernes y teniendo los resultados el sábado. Estoy pasando unos momentos desagradables, pero confío en ir mejorando poco a poco. Ahora estoy confinado en casa y he informado del resultado a las personas que han estado en contacto conmigo”, agrega el tenista de Manacor, que no disputaba un partido desde que cayera el 6 de agosto ante Lloyd Harris en el torneo de Washington.

No ha sido un curso amable para Nadal, afectado por una lesión que le truncó el paso desde su derrota contra Novak Djokovic en las semifinales de Roland Garros. A partir de ahí, el dolor en el pie —”estoy sufriendo mucho más de lo necesario”, detalló— se incrementó y en agosto se vio obligado a frenar en seco. Ya había tenido que renunciar a Wimbledon y a los Juegos de Tokio, y posteriormente tampoco pudo desfilar por el US Open ni por la Copa Davis.

Después de visitar una clínica de Barcelona para someterse a un tratamiento y un periodo apoyado en unas muletas, el balear completó la rehabilitación y posteriormente reemprendió la marcha deportiva en octubre, con un entrenamiento progresivo cuyo objetivo no era otro que poder arrancar 2022 en óptimas condiciones tras otro paréntesis forzado en su carrera.

El primer ensayo fue en el Centro Internacional de Tenis Zayed Sports City de Abu Dabi, donde el sábado se reunió con su amigo, el rey Juan Carlos —con el que compartió una comida en la que también estaba su preparador, Moyà, según unas fotografías publicadas por el diario El Mundo— y regresó a la pista. En su reaparición perdió contra el escocés Andy Murray y en la segunda cita, frente al canadiense Denis Shapovalov, volvió a caer. En todo caso, en este segundo encuentro lo relevante no fue el marcador, sino un par de gestos en la recta final del pulso en los que dejó entrever algunas molestias en el pie.

El rey emérito Juan Carlos I, durante el partido de tenis disputado el sábado en Abu Dabi.
El rey emérito Juan Carlos I, durante el partido de tenis disputado el sábado en Abu Dabi. GIUSEPPE CACACE (AFP)

A priori, Nadal iba a desembarcar antes de que finalizase el año en Melbourne para participar en un torneo preparatorio —de categoría ATP 250, del 3 al 9 de enero—, con vistas a probarse de nuevo y determinar si finalmente podría competir en el Open de Australia (del 17 al 30). Si su participación estaba en el aire —”no puedo asegurar al cien por cien mi presencia, a estas alturas debo sopesar cada movimiento con cuidado”, indicó hace tres días—, ahora se añaden interrogantes a la posibilidad de que viaje a las antípodas.

“Como consecuencia de la situación, tengo que tener total flexibilidad con mi calendario e iré analizando mis opciones dependiendo de mi evolución. Os mantendré informados de cualquier decisión sobre mis futuros torneos. Gracias a todos de antemano por el apoyo y la comprensión”, concluyó en el mensaje emitido este lunes el tenista español, que pugna con el suizo Roger Federer y el serbio Djokovic por el récord de Grand Slams, los tres hoy día con 20.

En cualquier caso, el contratiempo no impediría a Nadal acceder a Australia, puesto que ya se ha vacunado y la normativa del país oceánico permite el paso a aquellos que hayan superado el virus.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS