LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Competición acepta la propuesta del Deportivo y el Fuenlabrada de aplazar su partido hasta el viernes

El club gallego pide al Consejo Superior de Deportes la inhabilitación de Javier Tebas como presidente de patronal por abuso de autoridad, conflicto de intereses e incumplimiento normativo

El Fuenlabrada, durante el entrenamiento de este lunes.
El Fuenlabrada, durante el entrenamiento de este lunes.

No hay fin para el lío generado en torno al partido entre Deportivo y Fuenlabrada, que iban a jugar este miércoles en Riazor, pero durante las últimas horas cursaron peticiones en diferentes momentos para que el duelo se aplazase. La Federación hizo acuse de recibo y la nueva fecha propuesta es la del viernes a las 20.00, algo que ya ha aceptado el Comité de Competición, aunque el Deportivo no podrá realizar entrenamientos colectivos para preparar el partido hasta que su personal no acredite estar libre del covid-19. Las últimas pruebas se realizarán en la mañana de este jueves, de manera que es posible que el equipo dirigido por Fernando Vázquez se presente sobre el césped tras más de dos semanas sin adiestrarse y sin poder juntarse para preparar el partido.

Todo ocurrió en un nuevo capítulo de un sainete en el que el Deportivo pone ahora sobre la mesa del Consejo Superior de Deportes la petición de inhabilitar a Javier Tebas, presidente de LaLiga. Lo hace en base a tres denuncias: abuso de autoridad, incumplimiento reiterado de las normas de la Liga y de la competición, y por conflicto de intereses con un club para el que ejerce su hijo como asesor jurídico y secretario de su Consejo de Administración.

“Somos víctimas involuntarias de un circo montado por LaLiga, como otros clubes afectados. La conducta de Tebas es partidista porque beneficia a un club, es parcial y se burla de la propuesta de la Federación. El abuso de autoridad es manifiesto. Hay una arbitrariedad que lleva a confusión a todos los clubes según salen los diferentes comunicados”, explica Fernando Vidal, presidente del Deportivo que alude a “un embarre” para dilatar el proceso abierto por la Federación y el instructor y, además, acusa al Fuenlabrada de manejar información privilegiada.

Unos estaban de la playa, otros acaban de pasar un confinamiento. “Nosotros queríamos jugar el día 20 de julio un partido de verdad y no uno de solteros contra casados”, explicó Vidal. El Deportivo solicitó en la noche del lunes el aplazamiento del partido 48 horas respecto a la fecha aceptada por el Comité de Competición a propuesta de LaLiga. Tenían dudas sobre si podría reclutar a tiempo un número suficiente de futbolistas para jugar y además deberían pasar las pruebas médicas. La Federación era proclive al receso, pero de pronto todo se volvió a apurar. LaLiga, que el pasado 26 de julio había propuesto al Comité de Competición que el partido se cancelase, quería que se juegue cuanto antes. Al final, durante la jornada de ayer 13 jugadores se presentaron en A Coruña, dos de ellos del filial y dos más están lesionados. Entre todos los operativos sólo hay un zaguero y es juvenil. “Cuando supieron que teníamos jugadores fue LaLiga la que quiso aplazar hasta el viernes. Pensaban que no íbamos a juntar los jugadores suficientes”, desveló Vidal.

Con todo, el viernes no se escribirá un epílogo. El Comité de Competición ya ha advertido que el resultado del encuentro podría sufrir variaciones en los despachos una vez finalice el procedimiento disciplinario que mantiene contra el Fuenlabrada, que en su día se desplazó a A Coruña tras conocer, según definió el juez instructor federativo, que cuatro de sus integrantes habían dado positivo en un test de covid-19. “Esa puerta está muy abierta”, estima Vidal.

El club coruñés evitará una sanción por incomparecencia y saltará al campo. “Jugar este partido no tiene sentido. Si por nosotros fuese, pondríamos once conos”, explica el presidente Fernando Vidal. Las alarmas se dispararon porque además se produjo una filtración de un mensaje de voz del capitán Álex Bergantiños en el grupo de whatsapp de la plantilla. En él trata de explicar a sus compañeros el motivo por el que debían juntarse todos lo que pudieran en A Coruña y divaga sobre si a la postre el partido podría derivar en un paripé. “No sé qué tipo de partido puede ser, no sé, hablad con los del Fuenlabrada, que quede 1-0 y nos sentamos… No sé cómo se puede hacer eso”, especulaba. Pero el asesor jurídico del Deportivo, Óscar Rama, tercia sobre cualquier duda: “No haremos un paripé”, garantiza. “A nuestro capitán –matiza- le explicamos que necesitamos que estén aquí el mayor número de jugadores profesionales porque si no nos generaría un perjuicio importante”. El Fuenlabrada explicó en un comunicado que enviará esa prueba sonora a la Fiscalía por si pudiese incumplir el Código Penal. “No sentimos perjudicados por una trama injusta y posiblemente delictiva que pretender perjudicar al Fuenlabrada en busca de un descenso administrativo del todo infundado”, zanjaron.

Más información

Lo más visto en...

Top 50