Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

América reclama su lugar entre los grandes del fútbol colombiano

El equipo de Cali, que deambuló largos años por la segunda división, destrona al Junior de Barranquilla y se corona campeón

Michael Rangel, del América de Cali, celebra el primer gol de la final ante el Junior de Barranquilla.
Michael Rangel, del América de Cali, celebra el primer gol de la final ante el Junior de Barranquilla. EFE

De la mano del mediocampista Rafael Carrascal y el goleador Michael Rangel, el América de Cali recuperó su lugar entre los grandes del fútbol colombiano. El equipo del entrenador brasileño Alexandre Guimaraes derrotó este sábado 2-0 al encopetado Junior de Barranquilla en el partido de vuelta de la gran final, arropado por una hinchada sedienta de títulos que convirtió el estadio Pascual Guerrero en una caldera inexpugnable. El popular equipo escarlata consigue así la decimocuarta liga de su palmarés, la primera desde que regresó hace tres años a la máxima categoría luego de un traumático paso por la segunda división.

En un partido intenso y entretenido, con Carrascal como dueño de los hilos del mediocampo, el América impuso sus transiciones rápidas ante la estéril posesión de balón del Junior, obligado a jugar lejos del arco de Neto Volpi. Los Diablos Rojos frenaron la hegemonía del gran equipo del Caribe, que gracias a las atajadas de Sebastián Viera y los goles de Teófilo Gutiérrez había ganado las dos finales más recientes del fútbol colombiano y apuntaba al tricampeonato.

Después de haber obtenido un valioso empate sin goles en la ida disputada en el Metropolitano de Barranquilla, América anotó el primer tanto de la serie antes de los 20 minutos con un cabezazo furioso de Rangel que se estrelló en el travesaño. El rebote de picabarra golpeó la espalda de Viera antes de acabar en el fondo del arco. Aunque las imágenes mostraban un autogol del portero uruguayo, el árbitro Wílmar Roldán se lo anotó a Rangel. El artillero, la gran figura del equipo escarlata, llegó como refuerzo precisamente desde el Junior y gracias a ese tanto se corona goleador del torneo con 14 tantos, uno por encima del argentino German Cano, del Medellín.

América alargó la ventaja a la media hora de juego en otra rápida incursión, cuando el volante Carlos Sierra embocó dentro del área chica un pase de la muerte del lateral Edwin Velasco. Cuando aún no se agotaba el primer tiempo, el balón terminó dentro del arco de Volpi, después de una aparatosa acción en la que el portero brasileño se estrelló con su defensa. Sin embargo, la jugada fue anulada después de la revisión del VAR, que se estrenaba en la liga colombiana. El marcador ya no se movió pese a la insistencia del Junior, que jugó los últimos diez minutos con diez hombres por la expulsión de Marlon Piedrahita, y los peligrosos contragolpes locales.

América, que sufrió cinco largos años en la segunda división, es también un histórico en el continente. Su primer título local en 11 años marca el regreso en el 2020 a la Copa Libertadores, un torneo en el que tuvo destacadas participaciones que nunca pudo cristalizar con un campeonato, pues perdió cuatro finales entre 1985 y 1996. América, Junior, Tolima y Medellín serán los representantes colombianos en la Libertadores, mientras Nacional de Medellín, Cali, Millonarios y Deportivo Pasto disputarán la Suramericana.

Guimaraes, exseleccionador de Costa Rica, es el primer estratega brasileño en obtener un título en el fútbol colombiano. A lo largo de la campaña construyó un equipo sólido, con la seguridad de su compatriota Volpi en el arco, un mediocampo en el que se destacó el tridente compuesto por Carrascal, Sierra y Luis Paz, y un ataque en el que brilló Rangel.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información