Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Coco’ Gauff, una campeona de 15 años

La estadounidense supera a Ostapenko en la final de Linz (6-3, 1-6 y 6-2) y eleva su primer título tras solo medio año compitiendo en el circuito profesional. Comenzó el curso como la 685 del mundo y ya es la 71

Gauff besa el trofeo de campeona en Linz.
Gauff besa el trofeo de campeona en Linz. AFP

Se dice que el futuro le pertenece y ella, con solo 15 añitos y siete meses, sigue aportando más y más argumentos para sostener el augurio. Continúa dando pasos Cori Gauff, la niña de la que se viene hablando desde hace tiempo entre las bambalinas del circuito, aquella que maravilló hace tres meses en Wimbledon y que conmovió después a Nueva York con sus lágrimas. Ahora, otra vez, extraordinaria noticia del presente porque sigue rompiendo límites y atesora ya un título en la élite después de batir este domingo a Yelena Ostapenko en la final de Linz (Austria): 6-3, 1-6 y 6-2, en 1h 39m.

De esta forma, la estadounidense se convirtió en la campeona más joven de un torneo de la WTA desde la checa Nicole Vaidisova, que triunfó con 15 años y cinco meses en Tashkent, hace 15 años (2004). Repescada en la fase previa, Coco –así la llaman sus allegados, y así se hace llamar: Call me Coco, insiste la firma deportiva que le patrocina– dará además un salto importante en el listado y cumplirá el objetivo que se marcó hace apenas medio año, cuando enseñó la cabeza en Miami y dijo que pretendía cerrar el año entre las 100 mejores.

En concreto, este lunes ascenderá del puesto 110 al 71, y pondrá rumbo a Luxemburgo porque la renuncia de Maria Sharapova le permite entrar en el cuadro principal de nuevo. Lo hará con 225.000 euros más en el bolsillo, los que se adjudicó por el premio en tierras austriacas, donde potenció una progresión que parece no tener freno. A lo largo de la semana fue dejando atrás a Stefanie Voegele (29 años), Kateryna Kozlova (25), Kiki Bertens (27, ubicada dentro del top-10) y Andrea Petkovic (32).

Representada por la agencia Team 8 (encabezada por Roger Federer) y habiendo firmado patrocinios millonarios con marcas como New Balance o Barilla, la norteamericana es la gran sensación del curso habiendo disputado únicamente cinco torneos de máximo nivel: ganó un partido en Miami, eclosionó en Wimbledon (octavos), se llevó un par de alegrías en Washington y cedió ante Naomi Osaka en el emotivo pulso generacional de Nueva York (3ª ronda). Antes, como júnior, había alcanzado la final del US Open en 2017 y al año siguiente venció en Roland Garros.

Arrancó la temporada como la 685 del mundo y va como un cohete hacia las alturas, rompiendo registros de precocidad. No obstante, en este sentido la historia refleja ocho tenistas en la Era Abierta (a partir de 1968) que fueron todavía más rápidas a la hora de elevar su primer trofeo: Tracy Austin, la ganadora más joven, conquistó Portland en 1977 con solo 14 años y 28 días; e inmediatamente antes que Gauff figura la ilustre Gabriela Sabatini, vencedora en Tokio en 1985 con 15 años, cinco meses y dos días.

“Recordaré este día el resto de mi vida”, expresó Coco, que materializó el título a la tercera bola de partido: su rival lanzó una derecha larga, ella pidió la revisión del bote y el out le concedió automáticamente la victoria. “Esto no estaba programado en el calendario, porque no pensaba que tendría la oportunidad de jugar el torneo, y ahora he ganado. Esto es una locura”, amplió mientras los 3.000 espectadores de Linz y la propia Ostapenko, campeona de Roland Garros hace dos años, le brindaban elogios y una cálida ovación. “Pronto viene Halloween y es uno de mis momentos favoritos del año, así que supongo que invertiré algo del premio en el disfraz”, bromeó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información