Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | WIMBLEDON COLUMNA i

Cori Gauff, una futura número uno

Ese desarrollo tan precoz se da en ella tanto en el aspecto físico como mental y tiene características que vemos normalmente en las grandes jugadoras. Le sobra tiempo, no se distrae y no se desespera

Cori Gauff sirve durante un partido en Wimbledon.
Cori Gauff sirve durante un partido en Wimbledon. AFP

El presente Wimbledon femenino será recordado, probablemente, como el de la irrupción de la joven tenista estadounidense Cori Gauff. Esta niña de tan solo 15 años ha llamado la atención de aficionados y expertos por su gran calidad tenística y por su madurez, impropia de su edad y, sobre todo, de los tiempos que corren.

Ese desarrollo tan precoz se da en ella tanto en el aspecto físico como mental y tiene características que vemos normalmente en las grandes jugadoras. Tiene golpes de altísimo nivel, pero sobre todo, hace gala de otras virtudes que me hacen pensar que estamos ante una próxima número uno.

En primer lugar, le sobra tiempo. Ha pasado de la noche a la mañana de jugar torneos júnior a disputar encuentros con tenistas de primera línea y sigue golpeando la pelota con la misma tranquilidad. No se apura ante bolas de gran dificultad de sus oponentes. En segundo lugar, llama mucho la atención su capacidad de concentración y de no distraerse en todo el partido. Y esto sí que es una rareza hoy día. Y, finalmente, la norteamericana ha demostrado que no cae en la desesperación cuando las cosas se tuercen un poco.

En la tercera ronda levantó y acabó ganando un encuentro en el que iba perdiendo por 6-3 y 5-3, superando incluso tres bolas de partido en contra. Como decía, tiene todos los números para llegar a lo más alto del ranking mundial.

En los últimos días se está comentando, además, el hecho de que debido a su juventud, Coco se encuentra con la prohibición por parte de la WTA de disputar más de diez torneos del circuito antes de cumplir los 16 años, cosa que no pasará hasta marzo de 2020. Yo entiendo que el organismo que regula el tenis femenino tiene conocimiento de las posibles consecuencias que puede tener para la salud de las jóvenes deportistas una entrada temprana en el circuito profesional, pero hay dos factores que me gustaría destacar y que me llevan a estar en desacuerdo con la aplicación de medidas de tal calibre.

En primer lugar, hay que entender que no todos los jóvenes son iguales. El desarrollo tanto físico como mental puede ser y, de hecho, es muy distinto de uno a otro, y la aplicación de normas estrictas podría llevarnos a actuaciones injustas como podría ser la de este caso. Y en segundo lugar, creo que hay un exceso de intromisión de distintos organismos en lo que, en un principio, debería pertenecer al ámbito personal y privado de cada uno. ¿Qué nos lleva a pensar que la WTA pueda estar más preparada que los padres de Cori para tomar las decisiones que le afectan a ella?

Yo creo que estos, además del equipo de personas que la están ayudando a desarrollarse, conocen más que nadie sus circunstancias y, sobre todo, desean más que nadie su bien y su buena salud; deberían ser, por lo tanto, los que tomen las decisiones que consideren pertinentes o adecuadas. Sería más prudente, creo yo, que la institución que rige el tenis femenino se dedicara a informar y a aconsejar, y que dejara a los padres la posibilidad de decidir, que es la función que debería poder ejercer cualquier progenitor.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información