Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México supera un atasco canadiense

El escuadrón de Tata Martino suma su sexta victoria al vencer 3-1 a Canadá y da un paso a los cuartos de final en la Copa Oro

mexico - canada
El equipo mexicano celebra el triunfo. USA TODAY Sports

Los chicos de Tata Martino no bajan la guardia. México venció a una azarosa Canadá 3-1. El equipo mexicano empieza a ganar fuelle y a conseguir un sello propio. Atrevido, ordenado y eficaz. El Tri del argentino hila su sexta victoria y encamina su camino hacia los cuartos de final de la Copa Oro, el torneo que domina y el mismo que le impidió jugar la Copa América.

Canadá fue más rival que la endeble Cuba para México, pero no fue suficiente para indigestar al Tri. Martino, vestido con su chándal, examinaba el juego de sus pupilos con la mirada de un jugador de profesor de matemáticas. Ha instruido a los mexicanos a cuidar el balón, a salir con él como si se tratara de un balde de agua que debe llegarle a su compañero. Ha pedido precisión en las salidas y que sus mediocampistas invadan el terreno rival entre la línea de defensores que, contra los de Canadá, sumó cinco para evitar la avanzada mexicana. 

La primera parte del partido estuvo llena de fango. Los mexicanos, pese a tener la iniciativa, tuvieron problemas para tirar a gol. Lo intentaron Raúl Jiménez y Jonathan Dos Santos con más lamento que tino. Poca exigencia para el meta canadiense Milan Borjan. La ofensiva de Canadá fue estéril, el único que buscaba la ruptura era un solitario Alphonso Davies del Bayern Múnich. La insistencia mexicana encontró el gol desde la banda derecha. Uriel Antuna y Luis Rodríguez pujaron por un centro que terminó en un remate de Jiménez desviado. El balón, desamparado, terminó en los botines de un Roberto Alvarado que fulminó las redes para el 1-0. 

Si algo ha ensombrecido la gestión de Martino con México es la plaga de lesiones. El exentrenador del Barcelona tuvo que hacer malabares para confeccionar su convocatoria por las inoportunas visitas a la enfermería. Contra Canadá cayó Erick Gutiérrez a los 37 minutos. En su lugar ingresó el veterano Andrés Guardado.

Para México hubo pocas turbulencias. En los primeros minutos del segundo tiempo, Canadá buscó aplacar a sus rivales con su estrategia de lanzar el balón al vacío para que alguno de los suyos, a paso veloz y por músculo, ganara la posición y pudiesen tirar a puerta. Davis bailó a la defensiva del Tri para dar un tiro tan vertiginoso que solo saludó el poste defendido por Guillermo Ochoa.

La réplica mexicana al ligero despertar canadiense fue un brutal latigazo de Andrés Guardado. El mediocampista del Betis tomó un balón recuperado por Jiménez para avanzar unos metros y chutar directo al ángulo. Un 2-0 de sosiego, de liberación. Con la pizarra a favor, los mexicanos tomaron las cosas con calma, quizá en exceso. A 15 minutos del final, el central del Celta, Néstor Araujo, intentó un amague elegante y terminó en una maniobra de alto riesgo. Jonathan David se libró de los defensores para dejarle camino libre a Lucas Cavallini y hacer el 2-1. 

Cuando se vislumbraban minutos de tensión para el Tri, Uriel Antuna disputó un balón por la derecha con el pundonor por delante. Hurtó la posesión y dejó la pelota para que Guardado, con una mira amplia, hiciera el 3-1 definitivo. 

Los mexicanos adiestrados por Tata Martino siguen sin claudicar, pese a que sus rivales no le generen mayores disgustos. El domingo le toca una experimental Martinica. En cuartos de final, su rival saldrá entre Costa Rica, Haití, Bermuda y Nicaragua. México apunta a cruzarse, en la final, contra su mayor oponente, Estados Unidos. Eso hasta que algún otro equipo pueda contradecirlo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información