Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Los malos’ reclamaron al Huesca 100.000 euros por un amaño fallido

Bravo y Aranda, presuntos cabecillas de la trama Oikos de arreglo de partidos, pedían el dinero al presidente del club, Agustín Lasaosa

Agustín Lasaosa, expresidente del Huesca, llega juzgado el jueves pasado.
Agustín Lasaosa, expresidente del Huesca, llega juzgado el jueves pasado. Europa Press

El Huesca-Nàstic del 27 de mayo de 2018 no es el único partido del club oscense en el radar de los investigadores de la Operación Oikos contra los amaños. Antes hubo al menos otro intento de la trama de arreglar un encuentro, que los agentes creen que fue fallido. Según un documento policial al que ha tenido acceso EL PAÍS, “los malos”, apelativo con el que el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, se refería a Raúl Bravo y Carlos Aranda, presuntos cabecillas, reclamaban al club una deuda de 100.000 euros “posiblemente por otro amaño no producido”. Esa es precisamente la cantidad en la que los investigadores fijan el pago inicial por un arreglo, que se realiza antes del partido.

Entre las conversaciones intervenidas en la operación, figura una en la que Íñigo López, exjugador del Huesca ahora en el Deportivo de La Coruña, cuenta al médico del club que “los malos” reclaman un dinero al presidente. Esta llamada se produce después de que López se cruzara con Aranda en la estación madrileña de Atocha, un encuentro en el que el cabecilla pidió ayuda al deportivista para recuperar la deuda. En la misma documentación policial, los agentes calibran sus sospechas sobre el partido que dio lugar a la Operación Oikos y en el que saltaron todos los sistemas de alerta de los mercados de apuestas. Según el relato de los investigadores, “en el amaño del partido Huesca-Nàstic participó casi la totalidad de la plantilla”.

Tal como desveló EL PAÍS, las jornadas previas a ese encuentro estuvieron marcadas por las suspicacias de los mandos y el cuerpo técnico hacia la plantilla, lo que llevó al club a ofrecer a sus futbolistas, que acababan de obtener el ascenso, una prima a cambio de ganar el partido y despejar así las sospechas y rumores que se habían extendido.

Lasaosa, a quien “los malos” reclamaban la deuda de 100.000 euros, fue detenido el martes pasado en su domicilio de Huesca. Quedó en libertad dos días después, el jueves, después de declarar ante el juez Ángel de Pedro, que le impuso la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes. Además, le dio 10 días para abonar una fianza de 50.000 euros y le mantuvo la condición de investigado por corrupción en el deporte y cooperador necesario en un delito de estafa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información