Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Champions, la vara de medir de un Barcelona lanzado

El equipo de Xavi Pascual se enfrenta al Vardar en la Final Four y aspira a culminar su arrasadora temporada con su décimo título en la máxima competición europea

champions balonmano Ampliar foto
Los jugadores del Barcelona, durante un entrenamiento.

El Barcelona comparece con todo el peso de la púrpura en el Lanxess Arena de Colonia, la deslumbrante pasarela anual de los escogidos del balonmano europeo. Allí, en una Final a Cuatro que empieza este sábado ante el Vardar macedonio (18.00, Teledeporte y Esport3), al que dirige el español Roberto García Parrondo, no hay término medio. Y menos para un referente como el equipo de Xavi Pascual, que se ha desenvuelto como tal en una temporada en la que ha ganado los seis títulos que ha disputado. Arrasó en una Liga que cerró con siete jornadas de anticipación y más de 38 goles de media a favor, números superiores incluso a los que ya le dieron las ocho anteriores. Sobrellevó con holgura la liguilla de la Champions, aunque en ella sufrió los dos únicos tropiezos de la temporada, y también hizo muy llevadero el cruce de cuartos de final ante el Nantes.

Además, sobre el papel, le beneficia un dato adicional: en el camino se quedó el PSG, que se perfilaba como firme aspirante al título y naufragó ante el Kielce. El equipo polaco que dirige Talant Dujshebaev se medirá en la primera semifinal de la jornada al Veszprem (15.15). El equipo húngaro que dirige Davis Davis completa el pleno de formaciones dirigidas por entrenadores españoles en esta Final Four.

Xavi Pascual, un experto en la cumbre de Colonia, la séptima que afronta en los diez años que lleva como entrenador del Barcelona, recela del Vardar y del runrún que pregona las excelencias de su equipo. “La confianza la da el trabajo; no los elogios. Porque esos elogios, el día que perdimos con el Rhein-Neckar no existían, todo lo contrario. En Colonia no gana nunca el favorito. Si quieren que ganemos, no nos den como favoritos”, afirma el entrenador barcelonés.

El Vardar, campeón en 2017 tras eliminar al Barcelona en la semifinal, se asoma a su tercera Final Four seguida contra pronóstico. Es un club en peligro de desaparición. Su presidente y mecenas, Sergey Samsonenko, no está dispuesto a asumir más pérdidas y ha anticipado su renuncia. La plantilla no está al corriente de pago. Y perdió a jugadores importantes como Sterbik, Cindric, Abutovic, Cañellas y Maqueda. El equipo macedonio desapareció de las listas más amplias de favoritos para la Champions. Pero ha causado sensación. Fue tercero en el grupo A de la liguilla del que proceden los cuatro clasificados para la Final Four.

Su estrella es el letón Dainis Kristopans y cuenta con una de las revelaciones de la Champions, su portero serbio Dejan Milosavljev. “La última vez que el Vardar ganó la Champions también tenía problemas financieros. De manera que, una vez allí, eso no me vale”, responde Pascual cuando se le recuerda. “Lo que está claro es que tienen un mérito de bandera. Lo que han hecho, cuando al principio de temporada parecía un equipo que se desmantelaba y que iba a perder contra éste o aquél y ganaban, demuestra que todos sus jugadores saben competir. Probablemente, de todos los que estamos en Colonia, es el más perro en cuanto a nivel de competitividad. Y eso les hace peligrosísimos. Y si encima están con el escudo de que no pasa, pues imagina”.

El entrenador amplía su análisis: “Defensivamente es muy potente, con gente muy grande y físicamente resiste muy bien con una buena estructura defensiva de seis a cero. Son capaces de correr al contrataque y tienen un lanzamiento exterior a tener muy en cuenta. Cuentan con un jugador muy difícil de parar como Kristopans (lateral derecho de 2,15 metros) . Puede marcar desde la nada, le hemos visto marcar goles con el tiempo parado, a un paso y lanzando desde ahí arriba. Tendremos que subirnos a una escalera para pararlos. Es un equipo muy completo. Roberto (García Parrondo) ha hecho muy buen trabajo, no solo a nivel táctico sino a nivel de grupo porque encima han perdido Borozan y se han rehecho”.

El Barcelona derrotó al Vardar las dos veces que se enfrentaron en la liguilla, 35-26 en el Palau y 26-30 en Skopje. El desafío para el equipo azulgrana, que esta temporada se reforzó con los fichajes de Fàbregas, Petrus, Möller, Duarte y Mortensen, reemplazado por Ilic tras su lesión, es alcanzar su 14ª final y su décima corona en la Copa de Europa. Es el más galardonado de la historia por delante del Gummersbach alemán, con cinco títulos. El éxito de los azulgrana en Colonia completaría el pleno de siete de siete títulos esta temporada, e igualaría los que obtuvo en 2015 y en 2000.

En la otra semifinal, el Veszprem húngaro intentará culminar su gran regularidad con cinco presencias en la Final Four durante los seis últimos años y tres presencias en las finales de 202, 2015 y 2016. Esta última la perdió precisamente frente a su rival este sábado, el Kielce. El capitán del equipo húngaro, Lazslo Nagy, de 38 años y ganador de los títulos de 2005 y 2011 cuando jugaba con el Barcelona, se despide del balonmano de alta competición en esta Final Four. El Veszprem cuenta con otro exjugador azulgrana, el portero serbio nacionalizado español de 39 años, Arpad Sterbik. Y su columna vertebral se completa con el central Mahé, el lateral Mackovsek, el pivote René Toft Hansen y el extremo Strlek, además de los goleadores Nenadic (63 tantos) y Gajic (53). El Kielce eliminó en los cuartos de final a uno de los grandes favoritos, el PSG. Talant Dujshebaev cuenta con varios jugadores de muchísima calidad como el central croata Cindirc, el extremo zurdo esloveno Jank, el extremo izquierdo Morytoy el pivote bielorruso Koralec, además de los españoles Alex Dujshebaev, Julen Aguinagalde y Ángel Fernández.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información