Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça se condena en Nervión

Al Sevilla le alcanzó con ser selectivo y eficaz para desbordar a un adversario estrambótico por la alineación, sin juego ni presente, atrapado en el plan de Valverde

Ben Yedder remata frente a Piqué y contra Cillessen. En vídeo, declaraciones de Ernesto Valverde, entrenador del Barça, y de Pablo Machín, técnico del Sevilla.

Al Sevilla le alcanzó con un par de jugadas, punto final a sus pocos momentos de arrebato, para penalizar a un estrambótico Barça. El resultado fue al fin y al cabo la consecuencia de una jornada difícil de digerir desde el punto de vista del Barcelona y que pone en serio peligro la continuidad del campeón de Copa. Los sobresaltos fueron mayúsculos después de días de mucha quietud y hasta tedio en el Camp Nou. Apareció Bartomeu en Amsterdam con el contrato firmado de De Jong mientras Messi descansaba en su casa de Castelldefels, Luis Suárez calentaba banquillo en el Sánchez Pizjuán y Boateng debutaba con la misma camiseta con la que el día anterior se había presentado en el Camp Nou. No hubo rastro de ningún equipo azulgrana reconocible en Nervión. Sorprendió que un tipo serio como Valverde pusiera un once de broma.

Sevilla

3-1-4-2

Pablo Machín

13

Juan Soriano

25

Mercado

4

Kjaer

3

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Sergi Gómez

5

Amadou

16

Cambio Sale André Silva

Jesús Navas

17

1 goles Gol Cambio Sale Franco Vázquez

Sarabia

10

Banega

18

Cambio Sale Guilherme Arana

Escudero

9

1 goles Gol

Ben Yedder

21

Quincy Promes

13

Cillessen

20

Sergi Roberto

3

Piqué

2

Cambio Sale Alba

Nelson Semedo

15

Clement Lenglet

4

Rakitic

22

Vidal

8

Arthur Melo

14

Cambio Sale Coutinho

Malcom

19

Cambio Sale Luis Suárez

Boateng

21

Aleñá

Barcelona

4-3-3

Ernesto Valverde

Algunos de los guiños recordaron incluso a las célebres jornadas cruyffistas, no solo por la llegada de De Jong sino también porque el estreno de Boateng evocó por rápido y sorprendente el debut de Romerito. Nadie reconoció en pleno volcán emocional al plantel serio y fiable de Valverde. Nostálgico por definición, no tuvo presente el Barça, presa de su futuro (De Jong). Ausentes los delanteros titulares —Dembélé se lesionó contra el Leganés—, montó el técnico una alineación muy extraña, sin Coutinho ni tampoco Jordi Alba. No convocado Miranda, el lateral izquierdo fue Semedo, posiblemente porque el técnico quería un zaguero rápido y físico para tapar a Navas.

Jugaba el Barça la ida con la cabeza en la vuelta, consciente de que le convenía evitar riesgos y no hacer concesiones, muy concentrado, resguardado con un cuarto centrocampista: Aleñá. Había que controlar el partido y acabar las jugadas para evitar las transiciones del Sevilla. El equipo de Machín se quedó parado, extrañado por la formación del rival, aparentemente fatigado, y obligado al fútbol en largo, como si no reparara en la ausencia del martillo que siempre fue Messi.

Decide Sarabia

Aunque la ocasión invitaba a ir a por el encuentro y hasta a por la eliminatoria, el Sevilla se mostró inicialmente cauteloso, apesadumbrado por las tres últimas derrotas, sin chispa ni criterio por el desgaste de Banega y Sarabia. No parecía tener más argumento que Navas, Aguardaba su momento sin prisa y muy bien tapado alrededor de Soriano. No quería tomar ningún gol del Barça. Tampoco atacaba el Barcleona. Boateng se ofrecía como pivote, corría y apretaba, más de espaldas que de cara a la portería, sabedor de que se juega el sueldo en cada minuto que le conceda Valverde para que pueda descansar Luis Suárez.

Nadie hubiera dicho por la frialdad del Sevilla que la contienda se disputaba en el ferviente Pizjuán. A falta de nervio, el equipo se entregó el a Ben Yedder. A la salida de una falta, el delantero sentó a Piqué, quebró a Arthur y dejó pasar de largo a Sergi Roberto. No acertó a definir después de un surtido de regates porque su tiro salió desviado a la izquierda de Cillessen. Ben Yedder tampoco pudo superar después la salida del holandés. Ben Yedder desestabilizó al Barça. Arthur se dio un respiro y los azulgrana perdieron el balón, solo aliviados por un desmarque de Malcom. El brasileño falló el disparo después de sortear al portero previa asistencia de Arthur. Alcanzado el descanso, Valverde tenía el partido donde quería: 0-0. El técnico, sin embargo, tardó en cambiar y el Sevilla se animó con Sarabia.

El madrileño le puso un balón de gol a Amadou, torpe en el remate, y después cruzó a la red un centro desde la derecha de Promes. La vitalidad del Sevilla contrastaba con la parálisis del Barça, siempre vulnerable en los centros laterales, tanto da si se celebra LaLiga como la Copa. Necesitaba marcar el Barça y Valverde cambió a los delanteros: salieron Luis Suárez y Coutinho. Y el brasileño se equivocó doblemente: no atinó a poner la bola en los tres palos frente a Soriano y perdió tontamente un balón ante el área rival que acabó en la red de Cillessen después de una contra de manual rematada por Ben Yedder.

Ni las lesiones de Sarabia y Navas desanimaron al Pizjuán. Nada tuvo que decir el Barça, condenado de salida, sin juego ni futbolistas, ausente en Nervión. Jugó con fuego Valverde y la vuelta se anuncia tan extrema como la ida: una por defecto y otra por exceso, un paisaje favorable para el Sevilla.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información