Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estigma de Lucas

El club y Simeone ya solo aspiran a que el central se quede al menos hasta junio

atletico de madrid
Lucas Hernández, durante el homenaje a Gabi al término del partido entre el Atlético y el Espanyol. EFE

Sentado en un palco privado del Wanda Metropolitano, Lucas Hernández asistió al torrente de sentimientos que desprendió el homenaje a Gabi. Primero con el tifo en el que se podía leer “Capitán y referencia”. Después, terminado el partido, con la presencia de Adelardo, Godín, Tomás Reñones y Fernando Torres en el centro del campo. Lucas también comprobó que la petición que Diego Pablo Simeone hizo en la previa del partido a la hinchada, pidiendo afecto para él, no se produjo. No hubo un solo cántico rogatorio emanado desde la grada para que al menos el central francés dilate su marcha al Bayern de Múnich hasta el próximo verano.

Esto es a lo máximo que aspiran ya Simeone y la dirigencia del club. Las palabras del técnico en la rueda de prensa y las de Rodrigo en la zona mixta fueron el único apoyo que recibió Lucas. “Lo queremos, lo vimos nacer. Que decida lo que crea mejor. Le voy a apoyar, que decida lo que quiera porque le voy a respetar porque le quiero mucho”, aseguró el técnico, en lo que pareció la última intentona pública por convencer al jugador para que acabe la temporada en el club.

El desarrollo de los acontecimientos ha estigmatizado a Lucas ante el club, el cuerpo técnico y algunos de sus compañeros. “Nos la ha liado”, se ha llegado a escuchar por boca de un futbolista rojiblanco. Un día después de negar a Miguel Ángel Gil, a Simeone, a uno de los capitanes y al director deportivo Andrea Berta que tuviera un acuerdo cerrado con el Bayern o que fuera a marcharse en este mercado invernal, el representante de Lucas, Manuel García Quilón, se puso en contacto con Miguel Ángel Gil para concertar una reunión, según fuentes del Atlético.

Esta se produjo en el Wanda Metropolitano el pasado jueves. Según las mismas fuentes, el jugador y el agente ya sí reconocieron que la posibilidad de marcharse al Bayern era real y presentaron una oferta para quedarse que el club no podía asumir ahora por haber alcanzado ya los 293 millones de euros que tiene fijados por LaLiga como techo de gasto en masa salarial. La cantidad solicitada por Lucas, al que el Bayern ofrece unos 8,5 millones de euros netos por cada una de las cuatro temporadas que firmaría, tampoco es fácil de asumir para el Atlético. La maniobra ha sido calificada por algunos directivos como un chantaje intolerable que puede generar precedentes en el futuro.

 

Thomas: "A veces, me siento infeliz"

Con este panorama, al club rojiblanco, que ya da casi por perdido al jugador, solo le queda la esperanza de que este acepte quedarse hasta junio a cambio de una compensación económica futura que podría devengarse de los 80 millones de euros que fijan su cláusula de rescisión. El problema con esta solución es que normalmente, en un caso como este, en el que se saca a un jugador tan importante en un momento tan delicado como es la mitad de la temporada, las comisiones suelen ser mayores para los intermediarios.

Si Lucas optara finalmente por permanecer hasta el 30 de junio en el Atlético, su estancia estaría marcada por la frialdad y un mero sentido profesional. A Simeone le vendría bien porque no perdería a uno de sus mejores jugadores a mitad de curso y con el equipo situado en condiciones de pelear por la Liga y la Copa y de batirse con la Juventus en los octavos de final de Champions. Pero Lucas ya no podrá representar lo que Gabi. Las demandas de aumento salariales se han disparado avivadas por la renovación de Griezmann. Incluso hay jugadores como Thomas que dicen no sentirse contentos con su rol: "A veces me siento infeliz en el Atleti", dijo Thomas en declaraciones a Gol. "Para sentirte feliz hay que jugar los partidos importantes y sentirte más fuerte y con más confianza". Una espita parece abrirse en el Atlético.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fe de errores

ue

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información