Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Sergio Ramos era un líder desde los alevines”

Pablo Blanco, el descubridor del madridista, Jesús Navas y Carlos Marchena, recibe el premio XI Dorsal de Leyenda del Sevilla

Pablo Blanco, en el homenaje en el Pizjuán. Ampliar foto
Pablo Blanco, en el homenaje en el Pizjuán. EFE

Josu Urrutia, presidente del Athletic, no se anduvo por las ramas. “Pablo Blanco podría haber jugado en el Athletic”. El dirigente vasco tomó la palabra en el abarrotado palco del Ramón Sánchez Pizjuán, donde el club andaluz premiaba con el XI Dorsal de Leyenda de la entidad a Pablo Blanco Blanco (Sevilla; 1951). El director de la cantera del Sevilla era homenajeado por el club más canterano del fútbol europeo. 50 años después de su llegada al Sevilla, el técnico vivió su día más emotivo como sevillista. Pablo Blanco disputó 415 partidos y es el segundo jugador con más choques en la historia de la entidad andaluza. El primero es Jesús Navas (455). “Jesusito es Jesusito”, aclara Blanco a este diario. Jesusito es uno de los grandes productos de la cantera del Sevilla, reclutado por este técnico que se emocionó en el homenaje que le rindió el club al que ha dedicado su vida deportiva. Conocido como futbolista por su entrega y regularidad (13 temporadas en el Sevilla), la otra gran aportación de Blanco a la historia del club y del fútbol español ha sido su trabajo de cantera.

MÁS INFORMACIÓN

Desde que dejó la actividad futbolística en 1984, Blanco entró en la secretaría técnica del Sevilla, especializándose en el trabajo en los escalafones inferiores. A lo largo de más tres décadas, el sevillano ha estructurado esta parcela del Sevilla. Hasta este curso, en el que ha debutado con el primer equipo Javi Vázquez, de 18 años, en la Copa, el trabajo de Blanco como cazatalentos ha estado produciendo resultados. “No solo es mi trabajo, sino el de una gran cantidad de personas que han estado conmigo. Han sido muchos los futbolistas, pero me quedo con el hecho de que en mi trabajo en la cantera del Sevilla he ganado todos los torneos posibles en todas las categorías. Luego hay algo que me llena de honor y es el hecho de que en nuestra cantera hemos forjado a tres campeones del mundo”, aclara Blanco.

Son los casos de Sergio Ramos, Jesús Navas y Carlos Marchena. A Sergio Ramos lo reclutó Blanco de los alevines del Camas, la localidad dormitorio de Sevilla de la que es natural el capitán del Madrid. “Tenemos algunas premisas básicas para ir seleccionando a los jugadores. Una de ellas es que debemos observar capacidad de mando en sus equipos de origen. Pero lo de Sergio no era normal. Era un auténtico líder desde los alevines. Yo lo veía en el Camas. Lo mismo te hacía una chilena de delantero centro que jugaba de central, de lateral o de centrocampista. Y mandaba y tenía siempre una competitividad terrible. Con 12 años era el que mandaba”, recuerda Blanco. “A Sergio lo vi crecer y no paraba de hacerse más competitivo. No le di muchos consejos, se le veía venir de lejos”, aclara. Sin embargo, el propio Sergio Ramos terció en un vídeo durante el acto de homenaje para hacer público el consejo que Blanco le dio en la cantera del Sevilla. “Recuerdo que un día me cogió después de un entrenamiento. Se me acercó y me dijo que tenía que ser lateral derecho. Él había realizado un estudio del fútbol y me dijo que faltaban laterales y que tenía que especializarme en esa posición. Lo que me dijo se me quedó marcado y me ayudó”, afirmó Ramos. Y tanto. Sergio Ramos sería campeón de la Eurocopa 2008 y del Mundial 2010 precisamente en esa posición. “Tiene el don del liderazgo. Yo he estado muchos años en un vestuario. Si Sergio te dice por dónde hay que ir, tú lo sigues”, añade Blanco.

Jesús Navas fue una anécdota. A veces nos dan soplos de jugadores y me gusta ir a verlos. Yo fui a Los Palacios a ver a un portero, Wilfred, ahora está en el Marbella. Y vi un chiquillo que no paraba de hacer regates. Se iba de todos. Era Jesús. Me los traje a los dos al Sevilla”, aclara Blanco sobre Navas. “Jesús fue demostrando cada año con nosotros que podía seguir regateando a medida que subía de nivel. Joaquín Caparrós fue el entrenador perfecto en ese momento para que saltaran al primer equipo. Tiene un físico prodigioso. Ya dije que me superaría y ahí está”, afirma Blanco sobre un futbolista que estuvo presente en el homenaje como capitán de la primera plantilla junto a Escudero, Banega y Carriço.

“A Marchena lo trajimos del Cabecense (equipo de Las Cabezas de San Juan). Lo vi jugar contra nosotros y me gustó su poderío. Llegó en edad de cadete”, recuerda Blanco. “Siempre fue muy maduro, muy capitán. Ordenado y cabal, ha tenido una gran trayectoria. Y su traspaso le dio la vida al Sevilla en un momento muy delicado de nuestra economía. Es un honor que ahora esté con nosotros en la secretaría técnica”, aclara sobre el defensa campeón del mundo el hombre que a sus 66 años vivió uno de los días más felices de su vida.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información