Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer se mete en un lío

El suizo pierde contra Nishikori en el estreno (7-6 y 6-3, en 1h 17m) y está obligado a derrotar a Thiem en el segundo partido para no quedar eliminado. Anderson supera al austriaco (6-3 y 7-6) en la apertura

Federer, durante el partido contra Nishikori en el O2 de Londres.
Federer, durante el partido contra Nishikori en el O2 de Londres. Getty

En el O2 de Londres, más allá de la ferocidad actual de Novak Djokovic y el empuje del resto de rivales, Roger Federer lidia con su propio mito. El suizo, hexacampeón de la Copa de Maestros, pretende recuperar la gloria después de siete cursos de sequía en el torneo y de paso adornar un poco más su lustrosa carrera, alcanzado, en el caso de ganar otra vez, su título número 100 como profesional. En toda la historia, solo un tenista logró atrapar los tres dígitos, el estadounidense Jimmy Connors, con una cosecha de 109 premios.

Esa estela sigue Federer, que a sus 37 años conserva toda su esencia, aunque ofrece síntomas de agotamiento que se han subrayado en los tres últimos meses. John Millman y el calor le consumieron en Nueva York, después tropezó con Borna Coric en Shanghái y en París-Bercy fue neutralizado en el cuerpo a cuerpo con Djokovic, firmando un paréntesis victorioso en su tierra natal, Basilea. En julio, cedió contra todo pronóstico en Wimbledon, ante Kevin Anderson, y las sospechas de que no ha aterrizado del todo entonado en Londres se alimentaron con la derrota en el primer compromiso, frente a Kei Nishikori: 7-6 y 6-3, en 1h 17m.

“Nunca es fácil jugar contra mi ídolo. Había perdido los dos últimos partidos contra él [Shanghái y París-Bercy] y el comienzo de un torneo nunca es sencillo”, valoró el nipón, un competidor inestable que generó muchas expectativas en sus inicios y se ha movido en las cotas altas del ranking, pero que no celebra un éxito desde hace dos años (Memphis) y que a pesar de haberse hecho con 11 títulos no ha franqueado nunca la barrera de un 500.

Una carambola –las bajas de Juan Martín del Potro y la de última hora de Rafael Nadal– filtró al japonés (28 años) en la cita maestra y este, que no derrotaba al suizo desde 2014, le puso en una tesitura terminal cuando el evento apenas ha calentado motores: si Federer no vence el martes a Dominic Thiem –batido por el sudafricano Anderson en el estreno por 6-3 y 7-6– quedará eliminado en la fase de grupos. Es decir, de no ganar, el Masters perdería al hombre que más veces (16) lo ha disputado, el que más triunfos acumula (55) y el que más finales (10) ha jugado.

Un curso de más a menos

Por tanto, Federer está contra las cuerdas, lo que refuerza la sensación de que ha perdido el punto de incandescencia que le llevó a rubricar un 2017 extraordinario y un despegue de 2018 magnífico, con el triunfo en Australia y el aderezo de haberse convertido en el jugador más veterano (36 años y 195 días) que gobierna el circuito. Hoy día, sin embargo, el suizo ha perdido chispa y lucidez, y la caída ante Nishikori constató que a pesar de haber ido dosificando fuerzas en los meses previos la recta final se le atraganta, como ya ocurriera hace un año. Entonces fue apeado en las semifinales por el belga David Goffin.

Ahora puede corregir el rumbo y enmendarse, pero deberá remar a contracorriente y ocurra lo que ocurra ya no podrá arrebatarle el número dos a Nadal antes de que se cierre este ejercicio. Se trata de la cuarta vez que Federer arranca la Copa de Maestros en falso. Previamente lo hizo en 2007 –contra Fernando González, y luego alzó el trofeo–, en 2008 –contra Gilles Simon, y después perdió otro partido y quedó ko– y en 2013 –Djokovic, despidiéndose más tarde en las semifinales–. Esta situación de aspereza, por tanto, no es nueva para él, capaz de revertir la circunstancia más adversa.

“Ya sabía que mi temporada no iba a ser exactamente como la del año pasado. Si vosotros lo pensabais es que quizás soñabais un poco…”, se dirigió a los periodistas el ganador de 20 grandes, que selló la noche con 34 errores no forzados y una amonestación del juez Damián Steiner por lanzar una pelota en dirección a la grada: “¿Por qué el warning? Él pensó que estaba enfadado, pero no lo estaba; ahora sí lo estoy porque he perdido. Aparentemente, él me conoce bien... O eso pensaba yo”, contestó Federer, que no ha podido batir a un top-10 en sus cinco últimos compromisos ante un rival de la zona noble. Ahora mismo, metido en un buen lío.

GRUPOS Y PROGRAMA DE LA 2ª JORNADA

GRUPO GUGA KUERTEN:
- Novak Djokovic.
- Alexander Zverev.
- Marin Cilic.
- John Isner

GRUPO LLEYTON HEWITT:
- Roger Federer.
- Kevin Anderson.
- Dominic Thiem.
- Kei Nishikori.

Domingo 11:
* Kevin Anderson, 6-3 y 7-6 a Dominic Thiem.
* Kei Nishikori, 7-6 y 6-3 a Roger Federer.

Lunes 12:
* 15.00:
Zverev-Cilic.
* 21.00:
Djokovic-Isner.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información