Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barça - Sevilla, doble reto en el Camp Nou

El equipo de Valverde, más equilibrado con Arthur, busca cerrar una racha de cuatro partidos sin ganar ante un rival que se ve “con muchas opciones”

Valverde, durante la rueda de prensa del viernes / En vídeo, declaraciones de Valverde

En una competición tan oligárquica como LaLiga, pues en las últimas 14 temporadas el duopolio Barça (nueve laureles) y Madrid (cuatro) solo ha dejado un festejo para el Atlético (2014), el Sevilla se presenta como una nueva alternativa, como el equipo modesto que quiere plantar su bandera. Y nada mejor que un encuentro ante el Barcelona en el Camp Nou (20.45, Movistar Partidazo) para calibrar su efervescencia, si es pasajera como lo fue la del Valencia en el curso anterior o por el contrario es perenne, listo el Sevilla para discutir el trofeo. “Es el partido de la jornada”, convino Pablo Machín, técnico del Sevilla; “de ahí es probable que salga el líder y ojalá sea el mismo que ahora”, dijo, antes de la victoria del Alavés ante el Celta (0-1), que le da el liderato provisional con 17 puntos, por 16 del Sevilla y 15 del Barça.

Arrancado el hierbajo del mal juego con la inclusión de Arthur en la medular, Valverde ha encontrado el equilibrio que exhibió su equipo la temporada pasada y que se había extraviado al comienzo de esta, empeñado el técnico (y la directiva) en darle carrete a Dembélé como extremo. Una apuesta que recordaba a la época de Luis Enrique y su tridente porque el fútbol azulgrana era más vertical que pausado, pero sin tanto impacto porque el francés no es Neymar y por lo tanto no se fijaban a tantos defensas. Además, el Barça sufría horrores en la transición. De los tres puntas solo Luis Suárez se desgastaba en la presión, por lo que los huecos en el eje eran enormes y hacían ir con la lengua fuera a un Busquets que a todo no llega.

Pero con Arthur se dio en el clavo porque es un calco de Xavi, futbolista que gira el cuello y descuenta líneas con un único pase. Ayuda, también, a la conservación del esférico y permite que Coutinho, siempre más de quiebro y pegada que de composición, se atornille como extremo y saque a relucir sus virtudes. La apuesta funcionó en Europa frente al Tottenham y ante el Valencia faltó poco.

El rival preferido de Messi

Tiene la fortuna el Barcelona, en cualquier caso, de contar con el 10 en el vestuario y en el tapete. No hay otro como Messi, que en este ejercicio sale a gol por encuentro (11 y 11), capaz de significarse sin la ayuda de sus compañeros pero siempre el mejor cuando el fútbol del Barça es asociativo y coral. Y no tiene a otro rival más castigado que al Sevilla. Le ha perforado las redes en 31 ocasiones (24 en LaLiga, cinco en la Supercopa de España y dos en la Supercopa de Europa), por delante del Atlético (le endosó 28 tantos), el Madrid (26) y el Valencia (25). Sabedor de las cifras, también de que su equipo ha recuperado el paso por más que acumule cuatro partidos consecutivos en LaLiga sin ganar (Girona, Leganés, Athletic y Valencia), Valverde lo tiene claro: “Aunque no sabemos cómo puede plantear el partido el Sevilla, porque para los contrarios siempre es especial medirse a nosotros, estaremos preparados”, dice el entrenador azulgrana; “pero seguro que intentarán mantener su estilo. Y, estando arriba en la clasificación, uno se ve con ganas de ganar a cualquiera y tengo claro que no se reservarán nada”. Así lo cree Machín: “No vamos a pasar la tarde, sino con la idea de que tenemos muchas opciones de conseguir algo positivo”.

Con Umtiti y Vermaelen en la rebotica, el Barça solo cuenta con dos centrales para afrontar el duelo. “Lenglet dejó un vacío difícil de tapar aquí y el otro central es Piqué. Los 11 que van a salir son top”, replicó Machín. Aunque no son pocas las voces que han puesto en tela de juicio el momento de Piqué, hasta el punto de que se asegura que está más pendiente de sus negocios que del balón. “No me preocupa lo que haga. De Piqué solo me fastidia que ha tenido una idea genial [la nueva Davis] y no se me ha ocurrido a mí”, zanjó Valverde, que también quiso aclarar su visión sobre el fútbol base. “Mi percepción de la cantera es buenísima. Confío en Puig, Cuenca, Busquets, Aleñà, Chumi… No tengo dudas de que serán jugadores de Primera y ahora tienen que aprovechar las ocasiones que le dé el técnico”, rebatió Valverde.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información