Lineker: “Siendo yo amable... Cruyff estaba demasiado seguro de sí mismo”

El exfutbolista y comentarista conversa con El País sobre la evolución del fútbol inglés y su recuerdo del Barcelona

Gary Lineker, en el estadio de la Juventus de Turín, en enero.
Gary Lineker, en el estadio de la Juventus de Turín, en enero.Daniele Badolato (Getty Images)

Gary Lineker (Leicester, 57 años) cita a EL PAÍS en el barrio de Barnes, en el sudeste de Londres. “En el Olympic Studios a las 17.00”, propone. El lugar elegido por el exfutbolista y hoy comentarista de la BBC es una coqueta y pequeña sala de cine pegada a una cafetería hipster. Se disculpa y advierte por correo electrónico de que va a llegar tarde. Y, cuando se presenta, sugiere: “Vamos al piso de arriba”. Una nueva cafetería, ahora más exclusiva, en la que Lineker rellena sus datos en una planilla. Charla brevemente con dos señoras que están tomando el té con pastas y vuelve a pedir disculpas por su retraso. No hay duda: Lineker es inglés y estamos en un barrio acomodado de Londres.

Más información
Javi Gracia: “En la Premier, hay muchos partidos en un partido”
Rodrigo Moreno: “Para que haya profundidad tiene que haber asociación”

Pregunta. ¿Qué prefiere: un campo o un plató?

Respuesta. Me lo paso bastante mejor en la televisión. En el fútbol, el 90% del tiempo que estás en el campo es muy duro. Un delantero de mi época, ¿cada cuánto marcaba? ¿Un gol cada dos partidos o cada tres? Entonces, si anotas un gol cada 180 minutos, ¿el resto del tiempo qué estás haciendo? Estás esperando o corriendo, o lo que es peor, peleándote con un defensor. Era bastante frustrante. Eso sí, el momento del gol o de la victoria es genial, irremplazable. Pero en la televisión solo se trata de hablar con los colegas. Es más divertido, definitivamente más relajado.

P. ¿Era más difícil ser delantero en los 80?

R. Las reglas han cambiado mucho. Hoy en día, se favorece más a los goleadores. Antes se pegaba mucho más y para que le enseñaran una tarjeta amarilla al defensa tenía que darte, al menos, cinco patadas. Ahora, a la primera es amarilla. Eso claramente favorece a los delanteros, a los jugadores más habilidosos. Por otro lado, los equipos eran más defensivos, solían jugar con cuatro zagueros. Hoy los laterales parecen extremos. Hay más espacios. Los grandes delanteros de hoy marcan prácticamente un gol por partido, en mi tiempo, si anotabas un gol cada dos partidos lo estabas haciendo realmente muy bien.

P. ¿De dónde viene y hacia dónde va el fútbol inglés?

Pep está influenciado por Johan, pero tienen personalidades diferentes”

R. Cuando yo jugaba, el fútbol inglés pasaba por un momento muy difícil. La situación con los hooligans era terrible. Mucha gente no miraba fútbol. La selección, en cambio, pasaba por un buen momento [en México 86 llegó a los cuartos de final y en Italia 90, a semifinales].

P. ¿Por qué cree que ni su generación ni la de los Fergie Boys, tampoco la de Lampard, Gerrard y Rooney consiguieron resultados?

R. Primero de todo porque es muy difícil. La Eurocopa y el Mundial son competiciones de knock out y en esta clase de torneos siempre se necesita un poco de suerte. Lampard se perdió la Eurocopa de 2012 por lesión, a Beckham lo expulsaron en el Mundial de Francia y a Rooney en el de Alemania. Pero, por otro lado, creo que nunca tuvimos suficientes buenos jugadores. Excepto, quizás, en la Generación de Oro. Se necesitan plantillas más grandes, más completas. Ahora, sin embargo, algo está cambiando.

P. ¿A qué se refiere?

Los españoles aportan mucho a la Premier; son académicos e inteligentes”

R. Hace seis o siete años que comenzamos a jugar un fútbol diferente. Antes estábamos por debajo de todo el mundo y ahora lo estamos cogiendo. En las academias se enseña a los chicos de la manera adecuada. Estamos produciendo buenos jugadores. Ganamos Europeos y Mundiales en categorías inferiores, algo que nunca lográbamos porque el desarrollo del futbolista era pobre.

P. ¿Le gusta esta Inglaterra?

R. Es un equipo en formación. En el Mundial lo hicieron bien, con jugadores de muy poca experiencia.

P. ¿Cuánto influye la Premier en este resurgimiento?

R. Hoy la Premier es un fenómeno mundial. Cuando yo jugaba ni siquiera era popular en Inglaterra. Recuerdo haber jugado un partido en Wembley, para la selección inglesa, en el que había 17.000 personas en el estadio. Hoy, todos los estadios están llenos en cualquier partido, en cualquier competición.

En las academias se enseña a los chicos; producimos buenos jugadores”

P. ¿Una cuestión de dinero?

R. No, fue una mezcla de cosas. Los estadios eran un caos y algo había que hacer. El relativo éxito del Mundial 90, también fue importante. En un momento en el que mucha gente odiaba el fútbol, el cuarto puesto en Italia volvió a enganchar a los aficionados. Y después, por supuesto, la creación de la Premier, con obviamente todo el dinero que se comenzó a ingresar por la televisión. A partir de estos hechos, cambió la popularidad del fútbol en nuestra sociedad. No es que antes no fuera popular —para la clase obrera siempre lo fue—, pero esa popularidad estaba herida.

P. ¿El fútbol es de clases obreras?

R. Sí, por supuesto. Pero eso fue lo que cambió a partir de los años 90. Se hizo más universal. Creo que ya no es un deporte de las clases obreras, sino de todos. Pero al mismo tiempo, la gente muy rica va a escuelas privadas y allí se juega al Rugby. Pero se ha convertido en algo mucho más fuerte, más solidificado en la mayor parte de la sociedad.

P. Con el dinero también llegaron influencias nuevas.

La gente cree que el futbolista es tonto. No, no, no, imposible que sean estúpidos

R. Los entrenadores extranjeros han enriquecido la Premier; mire lo que Pep Guardiola ha conseguido. La gente decía que no iba a poder jugar con ese estilo en Inglaterra. Si tienes a los jugadores correctos, puedes jugar cualquier estilo. Está también Klopp con toda su energía, y no hay que olvidar a Wenger, que fue el primero que logró cambiar la percepción del fútbol.

P. ¿Guardiola le recuerda mucho a Cruyff [Lineker jugó en el Barcelona entre el 1986 y 1989]?

R. Pep ha estado influenciado por Cruyff, pero creo que tiene una mejor manera de llegarle a sus jugadores.

P. ¿Por qué?

R. Cruyff era un tipo... que, siendo yo amable, estaba demasiado seguro de sí mismo. No solo en temas relacionados con el fútbol, con todo. Se podía poner detrás del conductor del autocar y le decía como tenía que conducir. Pep y Johan tienen una manera similar de entender el juego, pero sus personalidades son diferentes.

Diego es Diego y le tengo cariño. Muchas veces pienso: “Diego, ¿qué estás haciendo?”. Pero él es así, es como Gazza

P. ¿Disfruta ese estilo?

R. Me encanta. Es algo hermoso. Me hubiese encantado jugar con ese estilo.

P. Pero lo hizo.

R. No, Johan me colocaba de extremo. Nunca jugué en mi posición. En esa época solo podían jugar dos extranjeros y era obvio que Cruyff prefería a sus dos extranjeros. Jugué para él, pero nunca lo disfruté. Y eso que el sistema era perfecto para mí. Nunca me dio la oportunidad.

P. ¿Se lo pidió?

R. Un montón de veces, pero me decía que era mejor de extremo por mi velocidad.

P. ¿España ha cambiado la manera de entender el fútbol?

R. El fútbol español fue tan exitoso, produjo tantos grandes jugadores, que le han aportado muchísimo a la Premier. Además, son tipos muy agradables. Mata es un caballero; Xabi, Cesc… Son jugadores muy académicos y muy inteligentes.

P. ¿Es imposible destacar sin ser inteligente?

R. Si quieres dominar el juego tienes que ser inteligente. La gente cree que el futbolista es tonto. No, no, no, imposible que sean estúpidos. No son profesores de universidad ni van a leer muchos libros, pero son inteligentes. ¿Quién puede decir que Messi no es un tipo brillante?

P. Admira mucho a Messi [su avatar de WhatsApp es un foto con el argentino].

R. Es el mejor jugador que vi en mi vida. Me encanta todo lo que hace, cómo pasa el balón, cómo define, cómo juega en equipo, sus regates, sus faltas directas… Y nunca, pero nunca, se rinde. Siempre se mantiene fuerte. Respeta a sus adversarios, se comporta de una manera excepcional.

P. ¿Hace mucho que no ve a Maradona?

R. Lo vi en el sorteo de la Copa del Mundo. Diego es Diego y le tengo cariño. Muchas veces pienso: “Diego, ¿qué estás haciendo?”. Pero él es así, es como Gazza [Paul Gascoigne]. Nunca pensé que iba a ver alguien mejor que Maradona hasta que apareció Messi. La diferencia entre ellos es que quizás Leo hizo lo mismo durante mucho más tiempo.

P. ¿Los deportistas de su época tenían más carisma?

R. No lo sé, creo que hoy también hay deportistas carismáticos. Messi es muy tímido. Pero miras las redes sociales y te encuentras con mucha gente divertida. Nunca conoces realmente a un jugador hasta que se retira y te enteras realmente su historia.

P. Jugó en Londres [Tottenham] y en Liverpool [Everton]. ¿Las ciudades tienen una manera diferente de vivir el fútbol?

R. Sí. En el norte, para mucha gente, el fútbol es lo más importante en el mundo, más allá de todo, de la religión, del trabajo, hasta incluso de sus familias. El resultado del sábado les condiciona el estado de ánimo de toda la semana. En Londres, es muy importante, pero hay otra perspectiva.

“A Mourinho se le ve un poco solitario, está como triste”

En su tercera temporada en el banquillo del Manchester United y después de haber invertido 436 millones de euros en fichajes, a José Mourinho se le cuestiona que el United sea el octavo clasificado de la Premier League. Sin respuesta en lo futbolístico, está además enemistado con uno de sus jugadores franquicia: Pogba.

Pregunta. ¿Entiende lo que le pasa al Manchester United?

Respuesta. Pasa lo que generalmente pasa con Mourinho después de un tiempo en cualquier sitio. Empieza bien, después comienza a tener problemas con los jugadores y luego todo se tuerce. Es una situación que se repite.

P. ¿Su sistema es obsoleto?

R. El juego ha evolucionado, es más expansivo. En los equipos exitosos, los jugadores tienen mucha libertad. Mire a Guardiola y a Klopp, los dos son muy distintos, pero sus equipos son muy ofensivos. Lo mismo pasa con Pochettino. Probablemente Mourinho pueda cambiar, pero no creo que lo haga. Es muy precavido. Sus equipos son siempre muy cautos. Eso le dio mucho éxito, pero el juego ha cambiado mucho estos últimos 10 años. No digo que no se pueda ganar de esa manera, pero se ve viejo. No sé… está viviendo en un hotel, ha perdido a su número dos, se le ve solitario. Está como triste”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS