Javi Gracia: “En la Premier, hay muchos partidos en un partido”

El entrenador de Watford, líder de la Premier, conversa con EL PAÍS sobre su idea de juego y analiza el de la selección inglesa antes de recibir a España el próximo sábado

Javi Gracia, durante un partido del Watford.
Javi Gracia, durante un partido del Watford. OLLY GREENWOOD (AFP)

A Javi Gracia (Pamplona, 48 años) no se le borra el acento navarro. “Espero que no se me vaya nunca, por mucho inglés que intente aprender”, asegura el técnico. Simpático, reflexivo, sobre todo amable, Gracia mordió el barro antes de consolidarse en la Real Sociedad como jugador. El mismo camino como entrenador: de Segunda B con el Pontevedra a Primera con Osasuna y Málaga, para dar el salto a la poderosa Premier, previa escala en Rusia y Grecia. “En Pamplona soy Javi, como el patrón de la ciudad; en Cataluña, Xavi; en San Sebastián Xabi y ahora me dicen Havi. Si me llaman con cariño que lo hagan como quieran”.

Pregunta. En el Rubin Kazan tuvo un presidente, como Ilsur Metshin, que es político; un jeque en el Málaga; un abogado, como Miguel Archanco, en Osasuna; y ahora en el Watford tiene a Gino Pozzo, un hombre dedicado al mundo del fútbol, ¿con qué perfil de presidente se entiende mejor un entrenador?

Más información
Marcos Alonso: “Los jugadores ingleses se han transformado”
Gana Luis Enrique, pierde España
Gracia, el único que supo parar al tricampeón

Respuesta. Con todos, me he sentido muy bien. Lógicamente, tuve una relación diferente con cada uno de ellos porque son muy distintos. En Málaga, por ejemplo, no era muy cercano, pero había otra organización. Gino Pozzo vive aquí, está siempre en la Ciudad Deportiva. Y es una relación fluida.

P. ¿Es mejor que el presidente entienda de fútbol?

R. Prefiero que sí, porque se puede hablar de temas técnicos y hay ciertas explicaciones que se pueden comprender mejor.

P. ¿Todo lo que consiguió en el fútbol le ha costado, primero como futbolista y después como entrenador?

R. Es lo que me ha tocado. Me ha enriquecido entrenar a juveniles, pasar por Segunda B. Ascender, para disfrutar de Segunda A. Y volver a subir para también disfrutar de lo que significa la Primera.

P. ¿El técnico se siente más entrenador con un jugador amateur o semiamateur que con uno de la élite?

R. La palabra entrenador no solo engloba mucho trabajo, sino también diferentes trabajos.

P. ¿Como cuáles?

R. Manejar profesionales de carreras contrastadas, internacionales muchos de ellos, con mucho bagaje, no es lo mismo que entrenar a un juvenil. Es diferente tanto a la hora de pensar los entrenamientos como en el trato personal con ellos. La experiencia como jugador no es indispensable, hay grandes entrenadores que no han sido jugadores, pero ayuda haber estado dentro. Cuando ya pasaste por una experiencia similar, has tenido tiempo para reflexionarla y tienes claro lo que te gustaría hacer. Luego hay que estar siempre alerta, puede pasar de todo.

P. ¿Qué puede pasar?

R. Es muy distinto manejar un grupo con 16 o 17 nacionalidades, con culturas y maneras de hacer diferentes, que a un equipo en España que es mucho más homogéneo, en el que la mayoría de los jugadores se ha criado de la misma manera.

P. ¿Es más difícil hacer grupo?

R. Hay que entenderlo como a una plantilla diferente. Y esa diferencia hay que manejarla y hay que encontrar unas normas y un equilibrio tanto en la convivencia como en el juego. Al jugador, en definitiva, hay que convencerlo. Tiene que saber que se entrena de una manera porque buscamos una determinada cosa y tiene que saber que nos comportamos de una manera porque hay normas y tenemos un objetivo.

P. No parece fácil.

R. Hoy el jugador tiene tiempo y potencial económico para hacer lo que quiera después del entrenamiento, ¿pero queremos que sea futbolista solo cuando está en la ciudad deportiva? ¿o queremos que sea futbolista las 24 horas? Eso es parte del trabajo de convencimiento, que es, en definitiva, la consecuencia del éxito.

P. ¿Y usted tiene tiempo para otra cosa que no sea pensar en la pelota?

R. Mucho no, pero porque no quiero. Me podría organizar para ir al cine, pero me siento bien siendo así. Creo que para hacer bien mi trabajo necesito dominar las cosas que hago. Y para eso necesito tiempo. Prefiero vivirlo con esta intensidad.

Tengo tiempo para otra cosa que no sea el fútbol, pero prefiero vivirlo con esta intensidad

P. ¿Es más difícil entrenar en la Premier?

R. No sé si es más difícil. Sí que es una liga más variada. Hay muchas influencias de entrenadores y jugadores distintos que tiene una repercusión en el juego. Es una liga muy rica no solo en lo económico, sino también en lo táctico. En cada partido hay constantes modificaciones de sistema de juego. Un equipo juega con tres centrales y, de repente, cambia a defensa de cuatro. Hay momentos en los que se juega más en largo o en los que se buscan segundas jugadas, cuando en otros hay más pausa. Hay muchos partidos dentro de un partido.

P. ¿Es la mejor liga del mundo?

R. Una de las mejores sin duda, posiblemente la mejor. No quiero desmerecer a la española.

P. ¿Por un tema de presupuesto?

R. Un poco por todo, por potencial económico, por organización, por todo lo que rodea al fútbol.

P. La Premier ha evolucionado, ¿y la selección inglesa?

R. Me parece que el fútbol inglés tiene un nivel altísimo. Ves jugar al Tottenham y tiene un juego que, además de ser muy competitivo, es súper rico en opciones. Sus mediaspuntas intercambian sus posiciones permanentemente. Y la selección tiene una base en el Tottenham, más jugadores de otros equipos que la convierten en un equipo con muchas posibilidades. Inglaterra está en una fase de crecimiento y en breve aspirar a ganar cualquier cosa.

P. ¿España en qué fase está?

R. Entiendo que necesitará su tiempo para volver a su mejor nivel. Pero hay buenos jugadores y hay un buen entrenador. Hay que tener paciencia.

Inglaterra está en crecimiento. Pronto aspirará a ganar cualquier título

P. Luis Enrique evolucionó el juego de posesión del Barcelona a través del tridente, ¿la selección también necesita un cambio?

R. Habrá que ver qué idea tiene Luis Enrique. Él, seguramente, le dará su toque personal. Hará un equipo competitivo.

P. ¿Cómo definiría a sus equipos, porque no parecen tener un patrón determinado?

R. Como cada día que pasa soy diferente, a cada equipo que entreno también es diferente. Pero esa diferencia viene dada por mi experiencia, por supuesto, pero también porque para lograr continuidad en mi trabajo tengo que buscar la manera de competir bien con ese equipo en ese momento. Y eso solo se logra en base a los jugadores que tienes y de sacar lo mejor de ellos.

P. ¿Jugando bien?

R. Por supuesto, pero jugar bien es un concepto tan amplio. A mí me da lo mismo el 4-4-2, el 4-2-3-1 y el 4-3-3. Lo que me preocupa y me ocupa es que mis jugadores entiendan los conceptos de ataque y los de defensa más que una táctica determinada. Quizá si tienes un equipo nuevo lo puedes diseñar en base a tus preferencias, pero no es el caso habitual. Cuando vas a un equipo ya tiene una plantilla y, si tienes suerte, te escuchan para fichar a un determinado jugador. En definitiva, tu trabajo como entrenador es hacer mejor a los jugadores para que compitan bien

P. ¿El Watford qué equipo sería en España?

R. El Watford es un equipo que es la primera vez en su historia que lleva tantas temporadas seguidas en la Premier, antes subía y bajaba.

P. Entonces, ¿es posible que un equipo de ese perfil sea el líder de LaLiga?

R. Después de cuatro jornadas, como es nuestro caso, es posible; después de 25 lo veo más difícil, tanto en España como en Inglaterra. Tenemos que disfrutar de este momento, porque lo hemos trabajado. Hemos empezado tan bien que ya están diciendo que somos el nuevo Leicester.

P. ¿Da miedo que lo comparen con el Leicester?

R. ¿Miedo? Ninguno. Voy a vivir con la misma naturalidad ganar cuatro partidos que perder cuatro. Son cosas que se dan. Lo que más me ilusiona es ver la atmósfera que tenemos en el equipo, en el club y en los aficionados.

P. Le sacó cuatro puntos al Barça de Luis Enrique con el Málaga, la temporada pasada le ganó al Chelsea y ahora al Tottenham, ¿tiene una fórmula contra los grandes?

R. No sé si es casualidad o no. Esos partidos, al final, tienen mucha repercusión. Contra el Crystal Palace y el Burnley hicimos grandes partidos. Ganarle al Tottenham no me cambia mi manera de pensar.

P. ¿Se imagina a la afición del Watford viajando a Miami, como tienen pensado hacer el Barça y el Girona?

R. Prefiero jugar en Inglaterra. Y si me llevan a otro sitio que sea a España.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS