Los ‘Fergie Boys’ toman el mando

Giggs, nuevo técnico del Manchester United, recluta como ayudantes a Scholes, Butt y Phil Neville, integrantes de la generación dorada del 92

Scholes y Giggs celebran un gol con el United.
Scholes y Giggs celebran un gol con el United.ANDREW YATES (AFP)

Para regenerarse, dicen, hay que regresar al punto de partida. Y en esas se encuentra el Manchester United, que intenta llenar el vacío dejado el pasado verano por la marcha de Alex Ferguson, después de 26 años al frente de los diablos rojos. El club designó como relevo a David Moyes, otro escocés, buen conocedor de la Premier, pero el resultado ha sido nefasto. Apeado en Europa por el Bayern, en cuartos, y séptimo clasificado en la Premier, a 13 puntos de la Liga de Campeones, ayer anunció la destitución fulminante de Moyes y entregó el equipo a Ryan Giggs, historia viviente del club.

El galés, de 40 años, dirigirá al United hasta que finalice la temporada. Tótem de la entidad, contabiliza 962 partidos en 23 temporadas, 168 goles y ha alzado 21 títulos con esa camiseta. Ahora, su misión es levantar al club. Hombre de hechos más que de palabras, Giggs ya peina canas desde hace un tiempo. Y las canas, se dice, son el reflejo de la sabiduría. Por eso, tal vez, la primera decisión que ha adoptado ha sido volver al origen, a la casilla de salida.

Desde 1997 a 1992, las vitrinas del Manchester United fueron un páramo. Ni un solo título de Liga. Hasta que, bajo el abrigo de Sir Alex Ferguson, creció una generación de oro en los campos de entrenamiento de la ciudad deportiva de Carrington. Un grupo de amigos que ganaron la FA Cup juvenil de y sembraron los cimientos de un equipo que avasallaría después en Inglaterra y conquistaría también la Copa de Europa de 1998. Eran, como titula un documental estrenado el año pasado en las Islas, La clase del 92.

Entre ellos se encontraba Giggs, por entonces un extremo con alas. También un medio pelirrojo con una capacidad asombrosa para descifrar el juego, llamado Scholes. A su lado, otro futbolista cerebral, Nicky Butt. En el costado derecho, un guaperas con un toque de balón exquisito; por entonces, el anónimo David Beckham. Detrás suya, un lateral bregador, Gary Neville. Y en el centro de la defensa, el hermano de este. El disciplinado Phil. Entre todos ellos levantaron al United. Fueron bautizados en Inglaterra como los Fergie Boys, en un guiño a aquella extraordinaria camada que, patroneada por el legendario Matt Busby, maravilló al fútbol en los cincuenta hasta que un accidente aéreo, el 6 de febrero de 1958, se llevó a casi todos ellos por delante. Solo sobrevivió el magnífico Bobby Charlton.

CURRÍCULO DE GIGGS

962 partidos y 168 goles en el Manchester United.
13 títulos de Premier League.
4 Copas FA.
4 Copas de la Liga.
9 Community Shield.
2 Champions.
1 Supercopa europea.
1 Copa Intercontinental.
1 Mundialito de clubes.

Como los Busby Babes, los Fergie Boys encarnaban el espíritu obrero e irreductible de Manchester, ese deseo irrefrenable de vestir la camiseta del United y conducir el club a lo más alto. Lo consiguieron. 1998, el año de la triple corona –Liga, Copa y Champions–, fue su máxima expresión. A partir de ahí, cada uno escogió su camino. Algunos agotaron sus carreras en Old Trafford, como Gary, Scholes o Giggs, al que aún le queda combustible. Y otros, como Phil (Everton) o Butt (Newcastle y Birmingham), cambiaron de aires.

Ahora, unos cuantos integrantes de esa clase del 92 vuelven a unirse para reflotar al United. Un día después de anunciar el despido de Moyes, el club oficializó que Scholes, ese genio silencioso, asistirá a Giggs, al igual que Butt y Phil Neville. No es ningún secreto. En Inglaterra se rumoreaba incluso con que los Fergie Boys planean hacer un esfuerzo económico conjunto para arrebatar la propiedad del club a los Glazer, los magnates estadounidenses que tomaron las riendas en 2005 ante la oposición general de los supporters.

Ellos tienen ahora el mando. Butt ya trabajaba con los equipos inferiores del club y Scholes le acompañó en la UEFA Youth League. Entre los cuatro suman 2.453 minutos con el Manchester United. Poco a poco llega el desembarco. Giggs ha optado por regresar al principio. A aquel 1992 que despertó a los diablos.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS