Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los segundones asustan

EEUU, China y Francia tropiezan en la quinta ronda ante rivales inferiores en teoría

La victoria de Caruana (al fondo) y los empates de So y Nakamura no fueron suficientes para que EEUU superase a Israel, que logró empatar. Ampliar foto
La victoria de Caruana (al fondo) y los empates de So y Nakamura no fueron suficientes para que EEUU superase a Israel, que logró empatar.

 

Cada vez es más difícil ganar a los adversarios inferiores sobre el papel porque los conocimientos técnicos se han elevado muchísimo gracias al entrenamiento con computadoras. Esa creencia se está convirtiendo en una evidencia, como se ve en la Olimpiada de Ajedrez de Batumi (Georgia). Dos equipos que en principio no eran candidatos para subir al podio, Polonia y República Checa, comparten el primer puesto con Azerbaiyán y Ucrania tras la quinta ronda de las once previstas. Este sábado es día de descanso.

“La diferencia en conocimientos técnicos se ha acortado muchísimo, y no solo en los niveles más altos. Prácticamente cualquier jugador de competición puede plantear hoy perfectamente la apertura [primeros movimientos]. Y los más fuertes han mejorado mucho en técnica defensiva y capacidad de cálculo preciso. El único agujero aún no cubierto es que los jóvenes tienden a flojear un poco en la técnica de finales de partida”. Estas palabras de Bernardo Roselli, de 53 años, maestro internacional y presidente de la Federación Uruguaya, resumen muy bien la opinión general.

Desde hace más de medio siglo, Polonia y República Checa (o antes Checoslovaquia) han sido siempre rivales duros, pero casi siempre terminaban perdiendo ante las grandes potencias, que ahora sufren mucho más en esos encuentros. Tras tumbar nada menos que a Rusia en la jornada anterior, los polacos se impusieron a Francia (3-1) en la quinta, a pesar de la victoria de Maxime Vachier-Lagrave sobre el muy prometedor Jan Duda en el primer tablero. Los checos ya avisaron de su fortaleza el jueves, cuando frenaron el tremendo ímpetu del joven equipo iraní (su media de edad es de 19 años), y el viernes doblegaron (3-1) a China, que parece tener un serio problema en el número uno sub 20 del mundo, Yi Wei, quien solo lleva medio punto en tres partidas.

Los equipos de Armenia (izquierda) y Azerbaiyán durante los primeros movimientos de su encuentro ampliar foto
Los equipos de Armenia (izquierda) y Azerbaiyán durante los primeros movimientos de su encuentro

EEUU, cuyo objetivo es repetir el histórico oro de Bakú 2016, empezó muy fuerte, con cuatro victorias convincentes, pero no pudo pasar del empate (2-2) ante Israel, a pesar de una nueva victoria de Fabiano Caruana (vencedor en la víspera de Viswanathan Anand), sobre Borís Guélfand. Por lo visto hasta ahora, Caruana ha acertado al participar en la Olimpiada como entrenamiento para su duelo de noviembre en Londres contra el campeón, Magnus Carlsen, ausente en Batumi. Podría incluso ocurrir, si continúa acumulando victorias, que Caruana se acerque o supere al noruego en la lista mundial.

Pero su firmeza en el primer tablero no fue suficiente para superar el escollo de Israel. Y la razón principal está muy conectada con el mencionado testimonio de Roselli: en el cuarto, el veterano Sutovsky impuso su depurada técnica en un final de torres frente al joven Shankland. Además, So y Nakamura no pudieron pasar del empate ante Rodshtein y Nabaty, respectivamente.

Los encuentros Azerbaiyán-Armenia despiertan siempre gran expectación, no solo por la rivalidad regional, o porque esos dos pequeños países son grandes potencias en ajedrez, sino especialmente por las pésimas relaciones entre ellos, que incluso han terminado en guerras varias veces. De hecho, Armenia se negó a participar en la anterior edición de la Olimpiada, porque se celebró en la capital de Azerbaiyán. Sin embargo, esa tensión extrema no se traduce en animadversión de los jugadores armenios hacia los azerbaiyanos o viceversa, cuyas relaciones personales son buenas en general.

De ahí que esta vez tampoco hubiera ningún incidente en ese encuentro, que Azerbaiyán ganó (2,5-1,5), gracias a las victorias en los dos primeros tableros de Mamediárov y Radyábov sobre Aronián y Sargissián, respectivamente. Los resultados del último año han consolidado a Mamediárov en el tercer puesto de la lista mundial.

Rusia tampoco ha tenido un buen arranque en la Olimpiada femenina: Kosteniuk (al fondo), Goriáchkina, Gunina y Gyria. ampliar foto
Rusia tampoco ha tenido un buen arranque en la Olimpiada femenina: Kosteniuk (al fondo), Goriáchkina, Gunina y Gyria.

El esperado triunfo de Ucrania sobre España se debió a dos grandes trabajos posicionales en el primer y tercer tablero por parte de Ivanchuk, magnífico frente a Antón, y Krivoruchko, implacable ante López Martínez. Pero fue por la mínima (2,5-1,5) gracias a la victoria de Pérez Candelario sobre Eliánov, y el empate de Vázquez con el excampeón del mundo Ponomáriov.

La Olimpiada femenina tiene un solo líder, y también inesperado, EEUU, 10º cabeza de serie. Pero cuatro de las cinco principales potencias están solo a un punto: Ucrania, China, Georgia e India, junto a Armenia y Georgia B; sólo falta Rusia, la gran favorita, que va en el grupo siguiente. Lo explicado en los primeros párrafos de esta crónica habilita para calificar de meritorio el triunfo de España sobre Brasil por 4-0 tras la inesperada derrota de la víspera ante Argentina.

Por otro lado, se mantiene la gran tensión en los pasillos en cuanto a las elecciones de la presidencia de la Federación Internacional (FIDE), previstas para el día 3. Y no solo porque no hay un pronóstico claro: la Comisión de Ética ha aplazado hasta el domingo su decisión sobre descalificar o no al candidato ruso Arkady Dvórkovich, acusado de irregularidades por el griego Georgios Makrópulos. El tercer candidato es el británico Nigel Short.

 

Todos los resultados y clasificaciones, aquí.

Más información