Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone redobla su discurso

Ante el irregular inicio del curso liguero, el técnico reforzó su idea de juego y se mostró enérgico en el vestuario

Simeone, durante el último Atlético-Huesca celebrado en el Wanda Metropolitano.
Simeone, durante el último Atlético-Huesca celebrado en el Wanda Metropolitano. AFP

Formados en dos grupos, los jugadores del Atlético se empeñaban ayer en rematar una batería de centros desde los costados. Desde el flanco derecho, Diego Pablo Simeone, protegido del sol bajo una gorra que le daba aspecto de entrenador de béisbol, lucía su pierna derecha con centros precisos y templados. La mayoría de las roscas fueron remachadas con fuertes frentazos que reventaban a Oblak y Adán. Algún pase impreciso del técnico fue recriminado en tono jocoso por sus futbolistas: “¡Vaya chufa, míster!”.

Las tres victorias consecutivas (Mónaco, Getafe y Huesca) y el doble pinchazo del miércoles de Real Madrid y Barcelona han rebajado la tensión que se vivía en el Atlético, propiciada por el irregular arranque liguero. El distanciamiento prematuro de la cabeza de la tabla elevó la presión interna en el club a cuenta de la relación entre el pobre juego que desplegó el equipo ante el Rayo Vallecano y el Celta y el esfuerzo económico realizado para mantener a Griezmann y desembolsar 123 millones de euros para contratar a Lemar, Rodrigo, Arias, Kalinic, Jonny (cedido al Wolverhampton) y Adán; Gelson Martins llegó libre.

Sin evolución

 En esos días de zozobra en el club se levantaron voces internas, algunas notables, que se preguntaban el sentido de contrataciones como las de Lemar, Rodrigo o Martins si no se apreciaba evolución alguna en el juego. La sonora pitada que recibió Simeone en el Wanda Metropolitano cuando decidió sustituir a Rodrigo contra el Eibar también contribuyó a enrarecer el ambiente.

La respuesta de Simeone en medio de esas dudas internas y externas ha sido la de redoblar su mensaje y sus creencias ante sus jugadores y los medios. En los entrenamientos, El Cholo siguió ordenando ejercicios en los que los titulares deben quitarle la pelota a los suplentes y refunfuñando cuando los primeros no consiguen el objetivo marcado de recuperar el balón. A alguno, no estar entonado en esa faceta le ha costado la titularidad en algún partido. En la sala de prensa, el técnico también ha recalcado su doctrina: “Del mismo modo que hemos encajado más goles, también hemos tenido la famosa posesión a favor”, señaló irónicamente antes de visitar al Getafe. “Prefiero que nos hagan menos goles y que tengamos menos posesión”, remató luego. Por encima de las características de las contrataciones, Simeone se entrega a la sólida estructura que ha construido a partir de un estilo innegociable. Con él se rompe la máxima de que los entrenadores se adaptan a los jugadores. En su caso, el que no se acopla a lo que demanda, no juega.

En la gestión del calificado como mejor plantel desde que llegara al banquillo del Atlético en diciembre de 2011, también se ha observado a un Simeone convencido y enérgico en sus decisiones y en sus discursos en el vestuario. Thomas lo vivió en primera persona. Cuando al principio de temporada percibió que podría tener complicado alcanzar la titularidad, el chico buscó la salida del club porque manejaba ofertas interesantes en lo económico y en lo deportivo. La reacción de Simeone fue lanzarle un viejo mensaje que escucharon muchos de sus compañeros. La homilía de Simeone aludió, entre otros argumentos, a la dificultad que han tenido para encajar en otros clubes algunos jugadores que no soportaron la fuerte competencia interna. Thomas le disputa hoy a Rodrigo la titularidad en el Bernabéu, apoyado en su contribución a cerrar el partido de Getafe y su buena actuación ante el Huesca, gol incluido. “El Madrid trabaja muy bien tras la pérdida de la pelota, tiene una buena recuperación a partir de su pérdida, porque tiene mucha gente en sus zonas de ataque. Con Rodrigo y Thomas tenemos características diferentes, que nos pueden dar soluciones los dos y por ahí andará el partido”, dijo Simeone, que jugó al despiste, alimentando también la duda entre Lemar y Correa.

Para el entrenador del Atlético, en el Madrid, más allá de la derrota en Sevilla, Julen Lopetegui ha logrado paliar la marcha de Cristiano Ronaldo: “Está claro que la ausencia de Ronaldo la está manejando muy bien, el Madrid viene compitiendo enormemente. Ha mostrado ser un equipo vertical con Asensio y Bale, que tienen un gran cambio de paso y buenos movimientos de ataque. Además, cuentan con buena visión de lejos de Kroos, Modric y Ramos. A esas transiciones rápidas con Bale y Asensio añaden que pueden combinar bien”.

Contra ese arsenal, Simeone mide esta noche la fuerza de su libreto y su reforzado discurso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información